El espejo enterrado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (363 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Atravez de España, las americas recibieron en toda su fuerza a la traición mediterránea. Porque si España es no solo cristiana, sino árabe y judía, también es griega, cartaginesa, romana, y tantogotica como gitana. Quizás tengamos una tradición indígena mas poderosa en Mexico, Guatemala, Ecuador, Peru y Bolivia, o una prescensia europea mas fuerte en Argentina o en Chile. La tradición negra esmas fuerte en el Caribe, en Venezuela y en colombia, que en mexico o paraguay. Pero España nos abraza a todos; es, en cierta manera, nuestro lugar común. España , la madre patria, es una prepocisiondoblemente genitiva, madre y padre fundidos en uno solo , dándonos su calor a veces opresivo, sofocantemente familiar, meciendo la cuna en el cual descansan, como regalos de bautizo, las herencias delmundo mediterraneo, la lengua española , la religión católica, la tradición política autoritaria –pero también las posibilidades de identificaruna tradición democrática que pueda ser genuinamentenuestra, y no un simple derivado de los modelos francesces o angloamericanos-.
en nuestras mentes hay muchas “Españas”. Existe el la España de la “leyenda negra”: inquisición, intolerancia, yContrarreforma, una visión promovida por la alianza de la modernidad con el protestanismo, fundidos a su vez en una oposición secular de España de los viajeros ingleses y de los romanticos franceses, la Españade los toros, Carmen y el flamenco. Y existe también la madre España vista por su descencia colonial en las americas, la España ambigua del cruel conquistador y del santo misionero, tal como nos loofrece, en sus murales, el pintor mexicano Diego Rivera.
Encuentro dos constantes del contexto español. La primera es ( lugar común es negado por su opuesto.
La España romantica y pintoresca de Byrony Bizet. por ejemplo, convive cara a cara con las figuras severas, casi sombrías y aristocráticas de El Greco y Velázquez: y éstas, a su vez, coexisten con las figuras extremas, rebeldes a todo...
tracking img