El fantasma de la veracruz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (873 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 13 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL FANTASMA DE LA VERACRUZ

La Veracruz… un lugar que se torna de un color gris plata aún con el cielo despejado, un lugar de oración pero que tiene voz propia y grita, o a lo mejor será lo que seescucha el clamor de quienes la habitan, de miles de historias por contar y que ruegan por ser escuchadas.
Es allí en pleno centro de Medellín que algunas mujeres, o en ocasiones, hombres que seconfunden entre ellas, cargan con miles de motivos o algunas con menos, para terminar siendo alguien de quien su oficio es la insignia de aquel lugar. Algunas por gusto, porque de todo se ve, pero en sumayoría por necesidad, necesidad que sin poderlo evitar nos vemos obligados a cuestionar que tanta debe llegar a ser para terminar bajo estas circunstancias, que nos invita a reflexionar cuantotendríamos que padecer para llegar a vender nuestro cuerpo, nuestra dignidad y nuestras conciencias a tan bajo precio, casi todas de 10 a 15 mil pesos…
Sandra Gallo es una mujer de 42 años, de aspecto burdoy labial barato, quien siendo para sus vecinos una dama se ve ahora en la estrecha puerta de un hotel, vistiendo un vestido que por su aspecto vale menos que lo que ella cobra, unos ojos cansados ycarentes de brillo y unos tacones que domina mejor que una modelo refinada.
Nos sorprende un poco ver su capacidad para expresarse, pues no es un secreto que lo más elocuente que se les suele escuchares su nombre casi siempre ficticio, la tarifa y el recorderis agregado de que el cliente paga la pieza, ya que su mundo es un mar de obscenidades incluido su lenguaje.
Sandra de forma muy amableaccede a responder nuestro interrogatorio, después de haber escuchado en varias ocasiones el rechazo de algunas de sus compañeras quienes se rehusaban a colaborarnos, escuchamos respuestas como “apenasestoy empezando y no puedo perder tiempo” ó “si nos paga le respondo con mucho gusto” ó “no, es que me están vigilando” y en una ocasión simplemente llegó un cliente y ella desapareció por obvias...
tracking img