El fascismo: una barbarie moderna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 52 (12986 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El fascismo: la barbarie moderna
JOSÉ RAMÓN CATALÁN Departamento de Filosofía UCA, San Salvador
1. Introducción El mes de febrero de 2006 fui invitado a dar una charla acerca de los nuevos fascismos con motivo de las Jornadas Ignacio Ellacuría. Mi intención era publicar lo que había sido el texto de fondo tras haberme enriquecido con las preguntas que allí se me harían, pero todo se truncócuando al releer uno de los libros que componen lo que se ha denominado la “trilogía de los campos de concentración” de Primo Levy, Si esto es un hombre, el autor, escritor de gran sensibilidad y agudeza, cautivo además en Auschwitz y por lo tanto testigo de primera mano, afirmaba que “no se debe comprender”. Debo confesar que me quedé perplejo aunque también comprendí lo fácil que es creer que todopuede y debe ser representado, en suma, banalizar lo que allí ocurrió. En cualquier caso, me hizo reflexionar: es una víctima quien lo demanda, y en eso estaba cuando pude hacerme con un material inestimable por su profundidad y calidad. La lectura de las Tesis de la historia y Para una crítica de la violencia de Walter Benjamin, así como parte de la obra que Reyes Mate dedica al asunto judío,Memorias de Auschwitz, o Medianoche en la historia, o La estrella de la redención de Franz Rosenzweig, me dio argumentos, no sólo para “dialogar” con Primo Levy, sino que me permitió adoptar otro punto de vista a la hora de enfocar un asunto tan vidrioso como el nazismo. ¿Qué sentido tiene escribir acerca de algo que no se “debe comprender”? ¿No es justamente comprender lo que queremos? Considero tanimportante este punto que a él le dedico el segundo epígrafe. Los epígrafes tercero y cuarto se ocupan de las respectivas visiones del fascismo presentaron E. Levinas y W. Benjamin. Hay muchas pero la de estos dos “avisadores del fuego”1 son quizá las más originales. Levinas nos permitirá ver las bases biológicas en las que echa raíz el racismo. Benjamin por su parte, nos introducirá en el mundodel estado de excepción y demostrará lo moderno que es el fascismo y lo mal que se asombraron sus contemporáneos. En el quinto epígrafe intentaré mostrar el influjo “espiritual” del nazismo y cómo se creó el mito. En el sexto nos adentraremos en el Estado totalitario como la institución por excelencia en la que se apoyaron estos movimientos “revolucionarios”. El séptimo lo dedico a dos grandesinstituciones que marcaron definitivamente a esos movimientos: el líder carismático y la dictadura. Ni la propaganda ni la estética podían faltar - Benjamin decía que el nazismo era “la estetización de la “política” – y ambas aparecen en

los epígrafes octavo y noveno. En el décimo hablaremos de la actualidad para reflexionar un poco sobre ella. 2. ¿Se puede comprender el nazismo? Quizás no sepuede comprender todo lo que sucedió, o no se deba comprender, porque comprender es casi justificar. Me explico: “comprender” una proposición o un comportamiento humano significa (incluso etimológicamente) contenerlo, contener al autor, ponerse en su lugar, identificarse con él. Pero ningún hombre normal podrá jamás identificarse con Hitler, Himmler, Goebbels, Eichmann e infinitos otros. Esto nosdesorienta y la vez nos consuela: porque quizás sea deseable que sus palabras (y también, por desgracia, sus obras) no lleguen nunca a resultarnos comprensibles. Son palabras y actos no humanos, o peor, contrahumanos, sin precedentes históricos, difícilmente comparables con los hechos más crueles de la lucha biológica por la existencia. A esta lucha podemos asimilar la guerra: pero Auschwitz nadatiene que ver con la guerra, no es un episodio, no es una forma extremada. La guerra es un hecho terrible desde siempre: podemos execrarlo pero está en nosotros, tiene su “racionalidad, lo “comprendemos”. (...) Si comprender es imposible, conocer es necesario, porque lo sucedido puede volver a suceder, las conciencias pueden ser seducidas y obnubiladas de nuevo: las nuestras también. 2 ¿Cómo...
tracking img