El humo verbal que rodea al populismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1432 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Caracterizacion de las Democracias Liberales actuales, bajo el rasgo populista que contienen.

En el caso del neopopulismo, el papel del prefijo es más ambiguo, en
parte debido a los desacuerdos en torno al estatuto conceptual del propio populismo.
como alega Worsley (1970: 295), el término es lo suficientemente amplio como para
incluir variantes de derecha y de izquierda, para aparecer enpaíses avanzados y en vías de desarrollo, en las ciudades y en el campo, y lo mismo entre obreros y la clase media como entre campesinos. Una respuesta contra el capitalismo Neolibeal o una modernización de las clases tradicionales.
Alegan que el populismo sólo puede ser un fenómeno negativo. Otros, en cambio, se
sienten atraídos por el parecido —al menos a nivel formal— entre el discursoigualitarista y
movilizador del populismo y las reivindicaciones presentes en proyectos socialistas o de democracia radical. Con el prejuicio antiliberal que veremos más adelante, permite entender por qué en los años setenta algunos sectores de la intelectualidad del Tercer Mundo —entre ellos, intelectuales socialistas que reivindicaban el nacionalismo y el antiimperialismo— vieron el populismocomo un fenómeno positivo.
El populismo de hoy parece tener poco en común con su referente urbano-industrial clásico, tal vez con la excepción de la auto-percepción del líder como salvador de la nación. El nacionalismo y el proteccionismo económico prácticamente han desaparecido y la movilización popular se ha reducido a su mínima expresión.
La pretensión de renovar la política, la exaltación delpueblo o la presunta inmediatez de la relación entre éste y el líder o el partido aparecen también en movimientos que no suelen ser denominados ‘populistas’.Los contornos conceptuales del término permanecen borrosos y su estatuto teórico sigue siendo un objeto de disputa, por lo que talvez deberíamos describir el populismo como un objeto ‘anexacto’”:la fluidez de los contornos de los objetosanexactos es una condición que no puede formalizarse como un valor de verdad claro. Considerando la gama de interpretaciones y posturas que hemos visto, el populismo bien podría ser un objeto anexacto y, por consiguiente, cualquier descripción precisa enfrenta un obstáculo real y quizás infranqueable.

Evitar confundirse conceptualmente entre Populismo y Politica, entendiendo el populismo comomedidas politcas radicales: habitual desconfianza hacia las élites como coartada para sortear las restricciones institucionales sobre sus acciones se ven a sí mismos, legítimamente o no, como ‘outsiders’ de la política. Su desdén por los procedimientos y los contrapesos del proceso
democrático refleja un fuerte ethos antisistema, lo cual podría explicar por qué los liberales no suelen mostrar muchoentusiasmo ante el populismo.
Demagogia
Se esfuerzan por defender sus credenciales democráticas y por convencer a sus críticos de que son respetuosos de sus instituciones Sea por convicción o como mera impostación, la reivindicación democrática es parte del imaginario populista, aunque damos cuenta de la persistencia de sus variantes autoritarias.
®La primera modalidad coloca la discusión en elplano del régimen político al considerar el populismo como un modo de representación que se ha vuelto parte de la política democrática
contemporánea. La presencia de un modo populista de representación en las democracias liberales, ésta a su vez incorpora rasgos de la representación populista.

Una persuasión populista centrada en el lenguaje simple y directo —que implica una reducción de lacomplejidad de los temas que se presentan al electorado— se debe a que esto parece ser característico de la política contemporánea y no sólo del populismo. Lo mismo vale para la apelación al pueblo o la interpelación democracia, o por de la gente común en contra del status quo. Ella también es un rasgo distintivo de lo menos de aquéllos que movilizan el lado redentor de la política.
La crisis...
tracking img