El icono de la santa trinidad de andrés rublev

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4410 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El icono de la Santa Trinidad de Andrés Rublev

Entre- el ser y la nada no hay más principio de existencia que el principio trinitario. Es el fundamento inquebrantable que une lo personal y lo comunitario y da un sentido último a todo. Cuando el pensamiento humano recibe la Revelación, se crucifica para renacer en la luz trisolar de la verdad absoluta. La imagen de Dios uno y trino a la vez seerige en única norma de toda existencia. Por eso la cristiandad ha sido requerida para reproducir en su vida la realidad divina: «El hombre ha recibido la orden de hacerse dios por la gracia», dice san Basilio, y, según san Gregorio de Nisa, el cristianismo es una «imitación de la naturaleza divina». La Iglesia absoluta de las Tres Personas divinas se establece como imagen conductora de la Iglesiaterrestre de los hombres, comunidad del amor mutuo, unidad en lo múltiple, unidad de todas las personas humanas en una sola naturaleza recapitulada en Cristo.
El dogma enuncia: Tres Personas (Hypostases) y una sola naturaleza o esencia (ousia). Tres Personas consustanciales representan la unidad absoluta y la diversidad absoluta. Están unidas no para confundirse, sino para contenerse mutuamente.Cada Persona es una forma única de contener la esencia idéntica, de recibirla de las Otras, de darla a las Otras, y así de presentar a las Otras.
«Un solo Dios porque hay un solo Padre», según este axioma patrístico; en un eterno movimiento de amor, el Padre-Fuente presénta las personas del Hijo y del Espíritu y les da lo que El es. «La mónada, dice san Gregorio Nacianceno, se pone en movimientoen virtud de su riqueza; la díada ha sido superada... y la tríada se hace estable en su propia plenitud». Idénticamente mónada y tríada, Dios se encuentra más allá del número, la Tríada divina no es «cuantitativa». Las relaciones de origen son también relaciones de diversidad que esconden y designan a la vez el misterio indecible de las Personas.
Uno es soledad, dos es el número que separa, treses el número que traspasa la separación; lo uno y lo múltiple se encuentran reunidos y circunscritos en la Trinidad: es el orden inefable dentro de la Divinidad en donde las Personas están cada una en las otras. «En tres soles contenidos el uno en el otro, hay una sola luz por compenetración íntima». El Espíritu Santo, dice san Gregorio Palamas, es «el gozo eterno del Padre y del Hijo en el que(los Tres) íntimamente se complacen». San Gregorio Nacianceno desea estar «allí donde está la Trinidad y el destello conjunto de su esplendor... Trinidad, cuyas sombras, incluso confusas, me llenan de emoción...»
San Sergio de Radonega (1313-1392) no ha dejado ningún tratado teológico, pero su vida entera estuvo consagrada a la Santa Trinidad. Objeto de su contemplación incesante, este misteriodivino derrama en él y hace de él esa paz encarnada con que resplandecía visiblemente ante todos. Dedicó su iglesia a la Trinidad y se esforzó en reproducir una unidad a su imagen en su entorno inmediato y hasta en la vida política de su tiempo. Se podría decir que reunió a toda la Rusia de su época alrededor de su iglesia, alrededor del Nombre de Dios, para que los hombres «por la contemplación dela Santa Trinidad venzan el odio desgarrador del mundo». En la memoria del pueblo ruso permanece como el protector celeste, el consolador y la expresión misma del misterio trinitario, de su Luz y de su Unidad.
Diecisiete años después de su muerte, su discípulo san Nicono encargó al célebre iconógrafo Andrés Rublev que pintara el icono de la Santa Trinidad en memoria de san Sergio. También hizodecorar el iconostasio de la abadía de la Santa Trinidad por Rublev y su fiel compañero Daniel. Los días de fiesta, cuando Andrés y Daniel no trabajaban, «se sentaban ante los venerables y divinos iconos; y rnirándolos sin distracción... elevaban constantemente su espíritu y su pensamiento a la luz inmaterial y divina...». Esta es la luz que Andrés Rublev supo transmitir en su icono, hecho...
tracking img