El juego de la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2723 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
10. NEGACIONES Y AFIRMACIONES
«Tú decretarás una cosa y ella te será dada.»
Todo el bien que debe manifestarse en la vida de un hombre es ya un hecho cumplido en el Entendimiento Divino.
Para actuar, Él espera que el hombre le reconozca o pronuncie la palabra, o sea que es el mismo hombre quien debe decretar, para que la Idea Divina se manifieste en su plenitud, ya que, con frecuencia, decretapor «sus vanas palabras» el pecado y la tristeza.
Es de la máxima importancia que se pronuncien correctamente las peticiones, como ya se indicó en el capítulo anterior.
Si se desea un hogar, amigos, una posición, o cualquier otra cosa buena, es necesario pedir la «selección divina».
Por ejemplo: «Espíritu Infinito, abre las vías que conducen a mi verdadero hogar, mis verdaderos amigos, miverdadera posición. Yo Te agradezco que se manifieste ahora mismo, por la gracia y de una manera perfecta».
El fin de la afirmación es de una importancia capital. Veamos a continuación una prueba de ello: una de mis conocidas pidió mil dólares. Su hija fue víctima de un accidente y recibió mil dólares de indemnización, o sea que ella recibió lo que había pedido, aunque de una «manera no perfecta». Elpedido debe ser hecho de la manera
siguiente: «Espíritu Infinito, yo Te ruego que los mil dólares que me pertenecen por derecho divino sean liberados ahora mismo y me lleguen por la gracia y de una manera perfecta».
A medida que se desarrolla su conciencia de la riqueza, es conveniente precisar que las enormes sumas de dinero que nos pertenecen por derecho divino lleguen hasta nosotros por lagracia y por los medios perfectos.
Es imposible dar un curso verdaderamente libre a aquello que no creemos posible, pues nos encontramos limitados por las pretensiones del subconsciente. Es necesario ampliar esas pretensiones a fin de recibir más.
El hombre se limita, a menudo, en sus pedidos. Así un estudiante pide seiscientos dólares, para una cierta fecha.
Finalmente, los obtiene, pero pocodespués se da cuenta de que, en realidad, desearía recibir mil. Sin embargo, y según la palabra que fue pronunciada, se le dan los seiscientos.
«Ello tiene limitado al Santo de Israel.» La riqueza es un asunto de conciencia. Los franceses tienen una leyenda que ilustra esta verdad.
Un pobre hombre sale a la calle donde encuentra a un viajero que le para y le dice: «Amigo mío, veo que está ustedmuy triste, coja este lingote de oro, véndalo y será rico para toda la vida».
El hombre, entusiasmado de alegría por la buena suerte, se llevó el lingote a casa. Inmediatamente, encontró trabajo y ganó tanto dinero que no tuvo necesidad de vender el lingote de oro. Transcurrieron los años, y el hombre se hizo muy rico. Un buen día, se cruzó en su camino un pobre; el hombre lo detuvo y le dijo:«Amigo mío, yo le
daré un lingote de oro, véndalo y será rico por toda la vida». El mendigo cogió el lingote, lo examinó y, se dio cuenta de que aquello no era más que cobre.

Así pues, vemos cómo el primero de estos dos hombres se hizo rico porque tenía un sentimiento de riqueza, pensando que el lingote era de oro.
Todo hombre trae consigo su propio lingote de oro; ésta es la conciencia del oro,de la riqueza, que atrae la riqueza a su vida.
Al formular sus peticiones, es necesario empezar por el fin, es decir declarar haber recibido ya. «Antes de que me llamen, yo responderé.»
Al afirmarla continuamente, la fe se establece en el subconsciente.
No sería necesario repetir una afirmación si se tuviera una fe perfecta. No se debe suplicar, ni implorar, sino dar gracias constantemente poraquello que ya se ha recibido.
«El desierto se alegrará y se abrirá como una rosa.» El hecho de alegrarse mientras aún estamos en el desierto (estado de conciencia) abre la vía de la liberación. La oración dominical es, a la vez, un mandamiento y una petición. «Danos, hoy el pan nuestro de cada día y perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a
quien nos hayan ofendido»; y termina...
tracking img