El juicio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7096 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Prefacio
«¡Relatar cosas dignas de ser escritas
y escribir cosas dignas de ser leídas!»
Plinio El Joven (61-113 DC)
Este libro no pretende ser una obra de Historia. No tiene la intención de ser ni una biografía, ni un tratado – y sería otro más – sobre la Vida de Jesús. Lo que pretende ser es apenas un relato. Una historia, así con minúsculas. Una historia de la Historia, aunque parezcaredundante.
No me he propuesto historiar la vida de ese ser de quien dan testimonio los Evangelios. No me he propuesto hacer otro análisis, sumado a los muchos que ya se han hecho, sobre la historicidad de su figura ni, mucho menos, sobre el significado metafísico y el contenido teológico de sus enseñanzas.
Todo eso está fuera de mi ámbito. Simplemente quisiera relatarles la historia de Jesús deNazareth; al menos tal como yo la entendí y la percibí; con todo lo que se me fue ocurriendo mientras la iba desarrollando.
Esto es un relato. Un cuento si ustedes quieren; siempre y cuando podamos convenir en que me acepten que yo crea en la historicidad esencial del relato – como algo opuesto a la mera ficción – siendo que me he documentado con la mayor prolijidad que me ha sido posible, aunquenunca con la ambición de lograr la precisión puntillosa de los eruditos.
Relato esta historia porque creí que, después de Los Espartanos y de Los Atenienses, faltaba aún otra gesta que, de algún modo, cerrara el gran tema de los seres excepcionales destruidos por el peso inanimado de una masa de mediocres. Después de Leónidas el guerrero y después de Sócrates el sabio faltaba un tercer paradigma.Después de muchas idas y vueltas tratando de esquivarle el bulto al tema, tuve que aceptar la rendición ante lo obvio: la historia tenía que ser ésta y sólo ésta podía ser la historia final.
Me costó mucho decidirme a relatarla. Como que también me costó mucho escribirla. A decir verdad, éste ha sido el más difícil de todos los libros que he tenido la osadía de cometer. Pero, aún así, esperohaber seguido el sabio consejo del buen Plinio. Estoy absolutamente seguro de haber relatado algo digno de ser escrito. Desearía tan sólo haber conseguido escribir algo digno de ser leído. Pero, en definitiva, eso es lo que les tocará a ustedes juzgar.
Por último, también debo decir que éste es casi un "libro por encargo", escrito en memoria de una buena persona que en su búsqueda encontró a Diospero no llegó a tener la oportunidad de comunicárselo a los demás tal como él lo hubiera querido.
Es un intento – de seguro muy imperfecto - de hablar por él y de tratar de decir lo que quizás, y sólo quizás, él hubiera querido decir. Sé que el estilo, el contexto y los argumentos no hubieran sido los mismos. Teníamos estilos y enfoques bastante diferentes. Pero quisiera creer que he logradotransmitir el mismo mensaje en lo esencial.
Y, si no lo he logrado, seguramente tendré que seguir intentándolo.
Dénes Martos
Febrero, 2005
 
 

Capítulo 1
El Nazareno
 
La luz se dispersaba por la nave de la iglesia con la timidez que crea esa semipenumbra propia de todas las iglesias, mezcla de misterio, recogimiento, solemnidad, soledad e intimidad. Filtrándose a través de los cristales,adquiriendo un color diferente aquí y allá, concentrándose en un haz en alguna parte para dejar ver las partículas de polvo flotando en el aire, la claridad impregnaba el ambiente de un modo discreto, dejando ver sólo lo esencial y ocultando con piedad lo innecesario.
En medio del silencio interrumpido tan sólo en forma esporádica por algún ruido indeterminable y elevándose por sobre unos pocoscirios encendidos, el Nazareno lo miraba todo desde su cruz de madera. La frente sangrando por su corona de espinas, la cabeza inclinada en un gesto casi anatómicamente imposible, los brazos extendidos y anclados a la madera por espantosos clavos, soportado casi por milagro sobre unas piernas increíblemente delgadas y también clavadas en su sitio, parecía comprenderlo todo desde las alturas de...
tracking img