El lbro de los tres

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 205 (51005 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lloyd Alexander

El Libro de los Tres

Ediciones Martnez Roca, S. A.

El libro de los tres

Lloyd Alexander


Título original: The Book of Three.
Traducción de Albert Solé
Diseño cubierta: Llorenç Martí
© 1964 by Lloyd Alexander.
© 1987, Ediciones Martínez Roca, S. A. Colección Fantasy nº 13.
ISBN 84-270-1095-8.
Depósito legal B. 3905-1987.
Edición digital de Umbriel. Noviembrede 2002.

Contraportada

Ésta es una historia de fascinación, de peligros y magia, una historia de hazañas y gestas; aquí da comienzo la historia de un Aprendiz de Porquerizo que soñaba con llegar a convertirse en un héroe. El joven Taran se ve envuelto en una accidentada misión que le comporta más emociones de lo previsto, y sus deseos de aventuras se truncan ante el peso de laresponsabilidad que muy pronto recae sobre él. Porque la tierra que ama, Prydain, se encuentra amenazada por las fuerzas del mal, y sólo Taran y el pequeño grupo de compañeros que se le unen pueden prevenir la desencadenación de lo aparentemente inevitable.

El Libro de los Tres da inicio a las Crónicas de Prydain, una épica historia fantástica enraizada en la mitología galesa que ha sido filmada por WaltDisney como Taran y el Caldero Mágico.

Lloyd Alexander ha escrito diversas obras de ensayo y ficción desde los años sesenta en Estados Unidos, habiendo alcanzado la celebridad particularmente en el campo de la literatura juvenil. Además de contar con el prestigioso National Book Award, el último volumen de las Crónicas de Prydain le reportó la Newbery Medal, el más codiciado galardón que seconcede en Norteamérica a la novela juvenil.


Dedicatoria

Para los niños que escucharon,
los adultos que tuvieron paciencia
y, especialmente, para Ann Durrell.

Comentario del autor

Esta crónica de la tierra de Prydain no es una remodelación ni una nueva versión de la mitología galesa. Prydain no es Gales... al menos, no del todo. Su inspiración procede de ese magnífico país y susleyendas; pero, esencialmente, Prydain es un país que sólo existe en la imaginación.
Algunos de sus moradores han sido extraídos de los viejos relatos. Gwydion, por ejemplo, es una «auténtica» figura legendaria. Arawn, el temible Señor de Annuvin, procede de los Mabinogion, la colección clásica de leyendas galesas, aunque en Prydain es considerablemente más maligno. Y hay una base mitológica real para elcaldero de Arawn; Hen Wen, la cerda oráculo; el viejo hechicero Dallben y algunos otros personajes. Sin embargo Taran, el Aprendiz de Porquerizo, al igual que Eilonwy, la del cabello rojo dorado, nacieron en mi propia Prydain.
La geografía de Prydain es única. Cualquier parecido entre ésta y la de Gales puede que no sea casual..., pero el libro no debe ser usado como guía para turistas. Es unpaís pequeño, pero con el espacio suficiente para la caballerosidad y el humor y, en él, hasta un Aprendiz de Porquerizo puede albergar ciertos sueños.
La crónica de Prydain es una fantasía. Cosas semejantes jamás ocurren en la vida real. ¿O sí ocurren? A la mayoría de nosotros se nos llama a desempeñar tareas que se hallan mucho más allá de lo que nos creemos capaces de hacer. Nuestras capacidadesrara vez están a la altura de nuestras aspiraciones y, a menudo, nos encontramos lamentablemente mal preparados para ellas. En ese sentido, todos somos Aprendices de Porquerizo en lo más hondo de nuestro corazón.
L. A.

1
El Aprendiz de Porquerizo

Taran quería hacer una espada; pero Coll, encargado del aspecto práctico de su educación, se decidió por las herraduras. Y toda la mañana habíaestado llena de herraduras. A Taran le dolían los brazos y tenía el rostro negro a causa del hollín. Por fin, dejó caer el martillo y se volvió hacia Coll, que le estaba observando con aire de crítica.
—¿Por qué? —exclamó Taran—. ¿Por qué tienen que ser herraduras? ¡Como si tuviésemos caballos!
Coll era fornido y rechoncho y su rosada y calva cabezota parecía brillar.
—Es una suerte para los...
tracking img