El monje que vendio su ferrari

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3971 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Resumen del libro
El monje que vendió su Ferrari

El despertar
A sus 53 años, Julián Mantle parecía un anciano. Era uno de los abogados procesales más prominentes del país. Julián era un hombre duro, dinámico y siempre dispuesto a trabajar 18 horas diarias. Julián no sólo era bien conocido por sus éxitos profesionales, sino por sus trajes italianos de tres mil dólares que vestían su bienalimentado cuerpo, las salidas nocturnas a los mejores restaurantes de la ciudad con exuberantes modelos y sus excesivas parrandas. Durante los primeros años, justificaba su estrés afirmando que lo hacía “por el bien del escritorio jurídico”, y que tenía previsto tomarse un mes de descanso “el próximo invierno” para irse de vacaciones. Pero el tiempo pasaba y, a medida que se extendía su fama deabogado exitoso, su cuota de trabajo, y sus éxitos, no dejaban de crecer. Pero no todo estaba bien pues ya nada era suficiente para Julián. Ya no se ocupaba de su esposa, Los excesos lo habían dejado más que solo gordo, se quejaba de que estaba enfermo y había perdido el sentido del humor. Era como si su vida hubiera perdido sentido. También había perdido su pericia profesional. No se trataba sólo delritmo de vida que había llevado, se sentía con un vacío espiritual. Ya no se sentía entusiasmado por su trabajo. Fue entonces cuando Julián Mantle se desmayo en el tribunal, con indicios de un infarto frente al juez y sus asistentes.

El visitante misterioso
Alguien dijo que Julián había decidido abandonar el bufete y renunciar al ejercicio de su profesión. Se había ido a la India. Les dijo asus socios que deseaba simplificar su vida y conseguir respuestas. Su asistente llevaba una vida intensa, en sus momentos de tranquilidad, pensaba a menudo en Julián. Se preguntaba qué sería de él. La respuesta a esta pregunta llegó hace dos meses. Tras un día de arduo trabajo, Fue entonces cuando por la puerta entró un hombre risueño de unos 35 años. Era alto, delgado y musculoso, e irradiabavitalidad y energía. Era Julián restablecido.

La milagrosa transformación de Julián Mantle
Yo no salía de mi asombro. ¿Cómo podía alguien que sólo unos años atrás parecía un viejo verse tan enérgico y vivo? ¿Cuál era la causa de este extraordinario cambio? Julián, su ritmo de vida le había cobrado su precio. El infarto no había sido sino un síntoma de un problema más profundo. La presión constantey el extenuante trabajo de abogado habían destruido su espíritu. Fue entonces cuando se vio en la necesidad de escoger entre su carrera y la vida, y terminó escogiendo la segunda. Julián contó que había vendido todas sus posesiones materiales antes de irse a la India; que mientras viajaba de pueblo en pueblo
Se había sentido nuevamente vivo. Pronto recuperó su curiosidad innata y su chispacreativa, así como su entusiasmo y sus ganas de vivir. Empezó a sentirse más jovial y sereno.
Durante las primeras etapas del viaje, Julián buscó a conocidos y respetados maestros. Todos lo recibieron con los brazos y el corazón abierto, y compartieron con él sus conocimientos. Para Julián, que había metido lo poco que le quedaba en una mochila,
fue una “odisea personal”, una época mágica. Perodichos encuentros con eruditos y maestros no le brindaron a Julián el saber que este estaba buscando. El primer paso real no llegó sino siete meses después en Cachemira, donde tuvo la suerte de conocer al yogui Krishnan. Este había sido también un abogado hastiado de la febril vida en Nueva Delhi; había renunciado a sus posesiones materiales y se había dedicado a cuidar el templo del pueblo en la másabsoluta austeridad. Cada uno le contó su historia al otro, al día siguiente, al despuntar el alba, Julián empezó su peregrinaje hasta la tierra perdida de Sivana. La travesía duró siete días, y Julián tuvo la oportunidad no sólo de admirar la belleza del paisaje, sino de preguntarse si podría pasar el resto de su vida sin el reto intelectual que su profesión le había deparado. Entonces, mientras...
tracking img