El mundo poseido por demonios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2010 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MUNDO POSEIDO POR DEMONIOS.

La creencia en los demonios estaba muy extendida en el mundo antiguo. Se les consideraba seres más naturales que sobrenaturales.

Sócrates describía su inspiración filosófica como la obra de un demonio personal benigno. Platón negaba que los demonios fueran una fuente de mal, y representaba a Eros, el guardián de las pasiones sexuales, como un genio odemonio, no un dios, «ni mortal ni inmortal», «ni bueno ni malo». Aristóteles, consideró seriamente la idea de que los sueños estuvieran escritos por demonios. Plutarco y Porfirio proponían que los demonios, que llenaban el aire superior, venían de la Luna.

Los primeros Padres de la Iglesia, enseñaban que toda la religión pagana consistía en la adoración de demonios y hombres, ambos malinterpretadoscomo dioses.
A pesar de las olas sucesivas de puntos de vista racionalista, persa, judío, cristiano y musulmán, a pesar del fermento revolucionario social, político y filosófico, la existencia, gran parte del carácter e incluso el nombre de los demonios se mantuvo inalterable desde Hesíodo hasta las Cruzadas.
En la Edad Media, como en la antigüedad clásica, casi todo el mundo creía esashistorias. Se llamaba también a los demonios diablos o ángeles caídos. Los demoníacos seductores de las mujeres recibían el nombre de íncubos; los de los hombres, súcubos.
Prácticamente no se cuestionó la realidad externa de los demonios desde la antigüedad hasta finales de la época medieval. Muchos protestantes importantes de los siglos siguientes a pesar de sus diferencias con la Iglesia católica,adoptaron puntos de vista casi idénticos.
El papa nombró a Kramer y Sprenger para que escribieran un estudio y produjeron el, «martillo de brujas», descrito como uno de los documentos más aterradores de la historia humana. Decía que si a una mujer la acusan de brujería, es que es bruja. La tortura es un medio infalible para demostrar la validez de la acusación. Con el Malleus en mano, con lagarantía del aliento del papa, empezaron a surgir inquisidores por toda Europa. Rápidamente se convirtió en un provechoso fraude. En una época de histeria demoníaca era bastante fácil demonizar a aquellos a quienes se temía u odiaba.
¿Y qué hacen los demonios? En el Malleus, Kramer y Sprenger revelan que los «diablos... se dedican a interferir en el proceso de copulación y concepción normal, aobtener semen humano y transferirlo ellos mismos».
En varios pasajes famosos de Historia de la decadencia y ruina del Imperio romano, Edward Gibbon describía el equilibrio entre credulidad y escepticismo a finales de la antigüedad clásica: La credulidad ocupaba el lugar de la fe; se permitía que el fanatismo asumiera el lenguaje de la inspiración y se atribuían los efectos de accidente o ingenio acausas sobrenaturales...
Pensamos que el escepticismo que según Gibbon caracterizaba a su época ha declinado en la nuestra, y aunque quede un poco de la gran credulidad que atribuye al final de la época clásica, ¿no es normal que algo parecido a los demonios encuentre un destacado lugar en la cultura popular del presente?
En tiempos antiguos los reconocíamos como dioses, demonios, hadas oespíritus; sólo ahora hemos llegado a entender que lo que nos acechaba durante tantos siglos eran extraterrestres podríamos esperar que los adeptos actuales de las viejas creencias entendieran que los «extra-terrestres» son como hadas, dioses o demonios.
En La Nueva Era: una crítica cristiana (1990), Ralph Rath habla sobre ovnis y lo hace con extrema credulidad. De ese modo sirve a su propósito de aceptarla realidad de los ovnis para envilecerlos como instrumentos de Satanás y del Anticristo, en lugar de usar el rasero del escepticismo científico.
El autor fundamentalista cristiano Hal Lindsey, en su exitoso libro religioso Planeta Tierra. Año 2000, escribe: Creo que esos seres no son sólo extraterrestres sino de origen sobrenatural. Para ser sincero, creo que son demonios... parte de un...
tracking img