el nido de boyeros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 5 (1082 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 5 de noviembre de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NIDO DE BOYEROS

Yo conozco en las islas un arroyo
eternamente límpido y sereno,
que parece, tendido entre los sauces,
larga cinta de acero.

Sonríen al pasar todas sus aguas
del camalote azul bajo el reflejo,
y del rosal silvestre se iluminan
al cárdeno destello.

En la vecina estancia hay una niña
de trece años lo más, quizá de menos,
muy dada a pasear por el arroyotranquilo de mi cuento.

Se la ve en la canoa, (una canoa
pequeña y blanca, con filetes negros),
reclinada en la popa, y con la pala
que la sirve de remo.

Unas veces, bogando lentamente
por la margen, la lleva su deseo
a elegir una flor, y va regando
las aguas con sus pétalos.

Otras, impulsa con vigor la pala,
quedan detrás girando mil hoyuelos,
y al aire se desatan enmanojos
sus lúcidos cabellos.

Perturban el silencio de las islas
sus gritos y sus risas, que los ecos
con musical cadencia desparraman
vibrantes a lo lejos.

Fatigada abandona, destilando,
sobre la falda atravesado el remo;
y tal, semeja un cisne que dispone
las alas para el vuelo.

Suele verme al pasar, y me amenaza,
fingiéndose enojada, con el dedo;
del recodoinmediato, vuelve el rostro
y me grita: «¡hasta luego!»

Pero ayer sucedió que mientras iba
buscando sombras para el sol de Enero,
vio colgado a un laurel, sobre las aguas,
un nido de boyeros.

Era hermoso, en verdad: resplandecían
las fibras del cardón en largo cesto,
y al rumor del laurel se columpiaba
con la igualdad de un péndulo.

La niña, puesta en pie sobre la popa,tendió los brazos a bajarlo en ellos,
pero desviole el nido una imprevista
trepidación del viento.

Ya las mangas caídas, los desnudos
mórbidos brazos levantó de nuevo,
y, balanceada entonces la canoa,
la derribó en su asiento.

Irguiose al punto, en actitud airada,
golpeola fuerte el corazón el pecho,
y alzó la pala a derribar el nido,
con implacable ceño.

Sobre la copa dellaurel, un ave
negra y brillante, reposó su vuelo;
y por todas las islas resonaron
los cantos del boyero.

Llevó la joven al cantor los ojos,
bajó la pala y escuchó en silencio...
¡Qué intensas van las amorosas notas
de las niñas al seno!

Oyó después, cuando callada el ave,
embebecida se quedó un momento,
salir del nido un delicioso y blando
susurro de polluelos.

-«¡Ah,no duermen!» se dijo, y con la pala
ingenuamente se entregó a mecerlos...
Pero viome de pronto, y encendida
abandonó su empeño.




NENIA

(Canción Fúnebre)

En idioma guaraní,
una joven paraguaya
tiernas endechas ensaya
cantando en el arpa así,
en idioma guaraní:

¡Llora, llora urutaú
en las ramas del yatay,
ya no existe el Paraguay
donde nací como tú ­
¡llora, lloraurutaú!

¡En el dulce Lambaré
feliz era en mi cabaña;
vino la guerra y su saña
no ha dejado nada en pie
en el dulce Lambaré!

¡Padre, madre, hermanos! ¡Ay!
Todo en el mundo he perdido;
en mi corazón partido
sólo amargas penas hay ­
¡Padre, madre, hermanos! ¡Ay!

De un verde ubirapitá
mi novio que combatió
como un héroe en el Timbó,
al pie sepultado está
¡de un verde ubirapitá!Rasgado el blanco tipoy
tengo en señal de mi duelo,
y en aquel sagrado suelo
de rodillas siempre estoy,
rasgado en blando tipoy.

Lo mataron los cambá
no pudiéndolo rendir;
él fue el último en salir
de Curuzú y Humaitá ­
¡Lo mataron los cambá!

¡Por qué, cielos, no morí
cuando me estrechó triunfante
entre sus brazos mi amante
después de Curupaití!
¡Por qué, cielos, no morí!...¡Llora, llora, urutaú
en las ramas del yatay;
ya no existe el Paraguay
donde nací como tú-
¡Llora, llora, urutaú!









¡Avanti!

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.

Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo...
tracking img