El nuevo subdito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3110 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION
Nuevos Súbditos es un ensayo en donde el autor, Juan Carlos Ubilluz, trata de dar una análisis Lacaneano (Jacques Lacan – Psicoanalista Francés) a la situación del Perú en la época de Fujimori hasta la época de Alejandro Toledo. Dedicándole dos capítulos al totalitarismo de la década del noventa a través de la figura de Fujimori y de Montesinos, una lectura sobre el Perreo, y unoúltimo sobre dos novelas de Vargas Llosa.
Este libro hace un diagnóstico de las estructuras psíquicas de nuestros comportamientos colectivos y el imaginario sobre el cual se basan en un capitulo. Todo esto bajo teorías Lacanianas como el nombre del padre, ideal del yo –yo ideal, goce y deseo, entre otros.
El principio básico del libro, y del cual gira todo el análisis, es la declaración: “El Otroque no existe”, que a la vez es el título que  indica la introducción, el Otro que no existe se refiere a que las personas ya no creen en una comunidad colectiva y se vuelve narcisista y esto conducirá al sujeto hacia el cinismo y a la perversión y asimismo esto conduce a que el sujeto sea un súbdito de voluntad ajena.
La posible desaparición del Otro, del gran Otro, ayuda a entender lassituaciones que se analizan en los capítulos, sobre todo, en los dos primeros, en los cuales trata específicamente de la década de los noventa.

EL SUJETO CRIOLLO Y EL FUJIMONTECINISMO

El primer capítulo titulado: “El sujeto criollo y el fujimontecinismo” empieza con una breve contextualización de lo que ocurrió en aquellos años, para después pasar  dar una descripción del sujeto criollo, desde suconcepción original, instalada en el inconsciente colectivo, hasta los nuevos niveles que este término ha ido desarrollando, llegando incluso al termino del pendejo, o de la pendejada, como la manifestación de la transgresión. Y partiendo de esta transgresión, nos ayuda a entender el fenómeno del fujimontecinismo, pero no tanto desde la perspectiva de la autoridad, sino de lo que significó los actosabiertamente antidemocráticos, en ciertos sectores de la población, como los ejemplos del Canalla, el cual, según el autor, es el cínico que niega la existencia del Otro : “que sí, es cierto, roba, pero al menos hace algo”…
Lo que se vivió en la época de Fujimori es historia pero una historia que revela nuestra conducta cínica y perversa. Las personas no nos conocemos hasta vernos envueltos en unasituación no común y es ahí donde sale a flote nuestro verdadero “yo”. En conversaciones es común escuchar que hay quienes admiran a Montesinos por su ingenio y frescura, y esto se debe a que nosotros admiramos más al vivo o “pendejo” tanto así que podría decirse que lo hemos convertido en una virtud. La pendejada en el caso peruano, y específicamente en el fujimonte-cinismo, es una fantasía—una respuesta imaginaria para eludir la angustia— sobre la cual se sostenía el apoyo de la inmensa población peruana. La fantasía del pendejo se organiza, a su vez, sobre el miedo a la lornez, o a ser percibido como un lorna, como un perdedor. El pendejo sería, de alguna manera, el exitoso, el popular en las versiones de las series norteamericanas, y el lorna nuestra versión chicha y criolla delloser, sin embargo, como dice Ubilluz, se trata de un sujeto que re-afirma al sistema pendejo por su incapacidad de ponerlo en cuestión, de salir de sus cuadrantes, de erigirse sobre la injusticia de su trama.
El autor nos quiere dar a entender porque tantos peruanos apoyaron a Fujimori siendo tan corrupto y causante de tanta atrocidad, en mi opinión esto se debió por temor a represalias de ungobierno dictador y a su disyuntiva de tener un buen presidente por erradicar el terrorismo o quizá de tener un presidente desalmado por tomar medidas extremas, y todo nos volvió cómplices de sus acciones. Sin embargo algunos dicen que a los peruanos nos gusta la mano dura porque así fue la crianza antigua y, quizá esto sea el origen de la perversión en cada uno, como el profesor que golpea a su...
tracking img