El padre pulverizado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5453 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
no se trata solamente de que los roles y las funciones estén subvertidas y que el niño esté desorientado por el desmoronamiento de la supuesta autoridad. La verdadera subversión concierne a la definición misma del parentesco: asistimos a su emancipación y su extensión fuera de la diferencia de los sexos, de la diferencia hombre-mujer, de la diferencia padre-madre

un determinismo psicosocialresponsables de los síntomas del niño fracasan en su búsqueda de una causalidad unívoca.

desfasaje entre la normatividad edípica del deseo y lo real social de la familia conyugal moderna, para centrar el síntoma sobre la declinación de la imago paterna, es decir el padre como ideal. Poner la atención sobre el entorno familiar encuentra en efecto en la carencia paterna su justificación clínicapara la mayoría de los síntomas que el niño presenta

Se podría decir que el inconsciente cree en el padre  a pesar de las carencias reales de éste

disyunción del padre real y de la función simbólica, de las cuales ya no es ni el soporte ni la garantía.
Las familias en cuestión vuelven bien legible esta discrepancia entre, por una parte, la transmisión del nombre o del ideal o incluso delsignificante de la identificación y, por otra parte, el agente de esta transmisión que no siempre es el padre de familia cuando no es inexistente

El inconsciente rectifica, inventa familias ficticias, restablece al padre a pesar de todo.

Puede decirse que esta última debe ejercer autoridad sobre la madre. Sea cual fuere, el binario Nombre del padre-deseo de la madre permanece como el pilarconceptual más firme de la clínica familiar.

lo que cuenta, es la palabra del padre o de aquel que reconoce al niño.

el inconsciente funciona como un automaton simbólico: repara

Lo más sorprendente es que la significación fálica parece advenir a través de una construcción espontánea: el padre interdictor surge de un pandemonio angustiante. Un significante nuevo produce el límite.

Los niñosno reparan en medios  a la hora de una actividad de simbolización. Se pueden admirar las variedad de estrategias utilizadas para escapar de una voracidad localizada en general en el Otro materno, para inventar familias ficticias donde la escena primaria viene a poner sentido allí donde faltaba.

No hay familia tan estrafalaria, constelación familiar tan desreglada, tan alejada del paradigmapequeño burgués que el genio del inconsciente no pueda rectificar por el símbolo, por la imagen, por el escrito.

la desvalorización, de la cual el padre es el objeto en este siglo, está ella misma inscrita en la estructura de lo simbólico más que en la crisis de la sociedad que la revela

el padre, para Lacan, es finalmente un síntoma; nos recuerdan que él está reducido a un semblante, a un"operador estructural"[7]. Es decir la multiplicidad de los significantes que pueden operar en su lugar: rebajado a una función de uso, como dice Jacques-Alain Miller en su prefacio de los Nombres-del-padre[8], abre la vía a un sin número de sustitutos, de nominaciones, de S1 tanto masculinos como femeninos, de alguna manera fuera de sexo

Sin embargo, esta versión optimista sólo hace referencia a unamitad del camino: reparamos la carencia por la simbolización, pero no sin resto. ¿Qué hay de los estragos del vacío dejado por el padre real, el genitor tan fácilmente reemplazado en nuestro discurso por el significante cualquiera o alg"uno" en el lugar del padre desconocido, del padre abandónico, del padre perverso, irresponsable, etc.? Es ahí donde tocamos en el sentido moderno, actual, laanomalía familiar. Hay lugar para interrogar las nuevas expresiones sintomáticas en el niño que resultan de ella "lógicamente". Se observa que la puesta en juego del cuerpo es preponderante (bulimia, toxicomanía, hiperactividad). Esos síntomas localizan un goce pulsional mucho más que un rechazo; nos preguntamos si son tratables por la única vía de la metáfora paterna.

una carencia del padre real...
tracking img