El Parche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1204 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Todo sea por el amor”
Mateo Buriticá Giraldo
Los colombianos a diario luchamos por salir adelante, no solo por nosotros mismos, también por las personas que queremos. Para ello buscamos diferentes formas, ya sea estudiando una carrera, si se tiene el dinero, o trabajando en lo que nos toque para sobrevivir, como Jorge Iván Gallego Murillo, un personaje, invisible para muchos, que recorre lascalles de la ciudad vendiendo dulces en su cajón de madera para conseguir el dinero suficiente para el alquiler de una pieza en una residencia y el alimento para él y su novia.
Es viernes, son las 9:34 de la mañana, hace mucho frio, claro que eso es normal en esta ciudad. Llevo 10 minutos esperando frente a la entrada de la residencia Córdoba ubicada en el centro, a Jorge quien se prepara parainiciar su jornada laboral sin horario fijo. “Que pena hermanito la demora es que el amor se estaba demorando un poquito” me dice Jorge mientras ayuda a salir a su novia que tiene un problema en la pierna izquierda que la hace cojear. Ella le dice que más tardecito le llega donde siempre para comer alguito, se despiden con un beso tímido y cada uno toma caminos diferentes.
Caminando por la carrera23, después de 10 minutos de charla con Jorge de como me estaba yendo en la Universidad, me surge la inquietud por preguntar por su novia, sin que la conversación se volviera entrevista, de inmediato el suspira como cualquier enamorado, “ay el amor es lo más lindo, yo la quiero mucho, ya llevamos 4 años juntos luchando pa’ conseguir lo de la vivienda y la papita, pero aunque la quiero no quierocasarme con ella hasta que tenga con que sacarla a vivir mejor” vuelve a suspirar mirando su cajón con los dulces, cuando de repente se le acerca un señor a pedirle un cigarrillo, Jorge se lo da, lo prende, el señor paga y se va en sentido contrario hacia donde nosotros íbamos.
Jorge antes trabajaba como lustrabotas en la Plaza de Bolívar, pero dice que decidió cambiar esa labor y dedicarse a venderdulces, según él “hoy en día las personas no usan esos zapatos de charol o de cuero, entonces casi no tenia trabaja y ganaba muy poco”.
Después de varias cuadras caminando y vendiendo chicle, galletas y cigarrillos, llegamos a nuestro destino, el sector conocido como Cristo Rey, sobre la Avenida las Araucarias adornada por cientos de flores que los comerciantes venden para las personas que vanal cementerio.
Nos ubicamos en la esquina del semáforo a esperar que cambie a rojo para poder vender la mercancía. “Este trabajo viéndolo bien no es tan complicado, además la mayoría de veces se hace muy fácil porque se pone uno a hablar con lo que trabajan por aquí” me dice Jorge mientras acomoda los chicles por color, algo que me hace pensar que es una persona muy organizada, algo que también serefleja en su pinta, que aunque informal, lleva su camiseta azul y su blue jean muy limpios.
Verde, naranja, rojo, rojo-naranja, verde, naranja, rojo, una secuencia que se repite y se repite cada minuto y medio. Jorge vende sus dulces cuando el semáforo esta en rojo, y se pone a tertuliar con otros vendedores cuando esta en verde. Algo que me llama mucho la atención de este sector, es unpersonaje de esos invisibles, la estatua humana que caracteriza a un general de la nación, que se momifica con el semáforo en verde y cobra vida cuando esta en rojo, una contradicción interesante.
Llevamos varias horas en este mismo sector, ya son las 2:10, de repente llega la novia de Jorge, María Agudelo, quien llega con una bolsita con varios panes, pero sin nada que tomar, juntos van y se sientanen un muro cuan enamorados, comiendo mientras hablan de como les ha ido a cada uno. Por mi lado me voy a una cafetería a comer algo de almuerzo.
Después de que Jorge y María terminaron de comer, ella se quedo sentada esperando a que él terminara de conseguir lo de la pieza. “Gracias a Dios es viernes” me dice Jorge, supongo que lo dice porque el fin de semana es para descansar, como todos...