El pianista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1166 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La leyenda del pianista en el océano
Una fábula sobre la condición humana
JUAN ORELLANA
A la magia del cine italiano le debemos muchas obras maestras. Hoy tenemos la suerte de volver a constatar lo triste que sería el séptimo arte sin la frescura espontánea del genio italiano: Giuseppe Tornatore - que recibió un Oscar por Cinema Paradiso - y del que proponemos La leyenda del pianista en elocéano, sin duda una obra maestra
La experiencia objetiva que se tiene al ver la película de Giuseppe Tornatore es gratitud. Imagínese usted un cóctel cinematográfico con los siguientes ingredientes: un guión meticuloso en el que cada palabra está ponderada, una deliciosa historia épica, composición musical del más grande, Ennio Morricone, actores en estado de gracia, dirección artística impecable yfotografía digna de un Oscar. Agite la coctelera con precisión y seguridad y vierta el contenido con mucha lentitud, de forma casi imperceptible, sobre dos horas de celuloide. El resultado es fácilmente previsible. Así es La leyenda del pianista en el océano. Ni más ni menos.
En primer lugar, esta película es auténtica poesía cinematográfica. Pero no es sólo lirismo; es también una impactanteleyenda mágica, fascinante, que refleja sobre la pantalla diversos claroscuros de la condición humana. Cuenta la historia de Danny Boodman, conocido como “Mil Novecientos”, que nació en tal fecha a bordo del Virginian, un vapor trasatlántico que lleva a emigrantes europeos a América. Han pasado los años y, sin bajar del buque, se ha convertido en un virtuoso del piano y del Jazz. Su singular músicanace de su forma de mirar la realidad, y por ello es incapaz de leer una partitura: sólo se inspira ante el estupor de una presencia. Llega a ser tan famoso que le empiezan a llover ofertas profesionales desde Nueva York. Pero él es incapaz de abandonar el barco: no entiende nuestro mundo lleno de seducciones, de infinitas opciones, de interminables ambiciones..., un mundo sin fin. Danny reconoceque lleva dentro una infinitud que sólo precisa de 88 teclas de piano para expresarse.
¿Qué haría en un mundo que siempre te ofrece y te pide más y más? Conoce la condición humana como nadie, conviviendo en cada travesía con dos mil emigrantes cargados de deseos y esperanzas. ¿Qué sentido tiene sucumbir en el tráfago absurdo de una megápolis moderna? Sólo hay una cosa que le puede hacer cambiar deopinión: alguien le ha confesado que, desde tierra firme, se puede escuchar la voz del mar que te habla de tu destino.
Con esta bella parábola, Tornatore ha querido reflexionar sobre la fragilidad de la experiencia humana: «Es una fábula universal construida en torno a una metáfora de la condición humana. Mil Novecientos, con su singladura permanente entre uno y otro continente sin echar jamáspie a tierra, representa la precariedad la propia existencia. Éste es uno de los aspectos más cercanos al hombre contemporáneo. Me parece que las nuevas generaciones viven una profunda desorientación ante el fin de una época y el comienzo de un futuro incierto».
Por culpa del cine “made in Holliwood años 90” no estamos acostumbrados a las verdaderas grandes metáforas de valor universal. La leyendadel pianista en el océano
Recupera esa vocación inmortal del cine que olvidamos tan a menudo: acercarse al drama de la vida con la belleza que otorga un amor profundo al ser humano.
http://bloggesa.blogspot.com/2007/04/novecento-la-leyenda-del-pianista-en-el.html

Trata sobre un niño recién nacido que fue abandonado sobre el piano del salón de baile de primera clase del trasatlánticoVirginian. No lloraba, estaba callado con los ojos abiertos, en una caja de cartón, con una nota que ponía T. D. Lemone. Fue abandonado en primera clase con la esperanza de que alguna ricachona se apiadaría de él y le daría una vida mejor. Danny Boodman, maquinista del barco, le encontró y lo adoptó, porque para él T. D. significaba Thanks Danny. En el único gesto egoísta que se le conoció, puso su...
tracking img