El portamonedas perdido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (860 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuento
EL PORTAMONEDAS PERDIDO
Un día un niño llamado Norberto, hijo de un pobre vendedor de carbón, al caminar por el bosque lloraba, gemía y oraba a Dios en voz alta.
En ese momento, el CondeValvert, vestido con un simple frac, azul oscuro, se encontraba de cacería por el bosque y escuchó los lamentos del pequeño; se acercó a él y le preguntó bondadosamente:
-¿Por qué lloras pequeño?Norberto respondió:
-Mi madre está enfermo desde hace tiempo y esta mañana mi padre me envió a la ciudad a comprar medicinas; por desgracia he perdido el portamonedas que tenía dinero; lo he buscado y nolo encuentro, y no sé como voy a obtener las medicinas para mi mamá.
El señor de Valvert sacó de su bolsa un bello portamonedas de seda roja, donde brillaban unas monedas de oro y le dijo al niño:-Toma este portamonedas que has perdido.
-¡Oh! No –respondió Norberto-, no era tan bonito y no contenía ninguna moneda de oro.
Será entonces este- dijo el Conde, sacando de su bolsa un portamonedasmuy común.
-¡Oh! Sí, justamente es éste –exclamo Norberto lleno de alegría-, es el pobre portamonedas de mi papá.
Y el Conde se lo entregó sonriendo. Luego dijo:
-Toma también este otroportamonedas junto con el tuyo. Te lo doy de recompensa por tu honradez y confianza en Dios.

Fábula
El león y el ratón
En la falda de una montaña dormía un León y, de pronto, le cayó encima un Ratoncito quecasualmente por ahí jugaba con otros compañeros. El León, despertándose, cogió al Ratón entre sus garras y el prisionero, implorante, dijo:
-¡Por favor!, suéltame. El caer sobre tu melena no fue pormalicia sino por haberme resbalado al jugar con mis amigos. Te pido humildemente perdón.
El León, al ver la diminuta figura del ratón, consideró que no era digno de su valor de vengarse en un sertan pequeño y lo dejó ir causarle ningún daño.
Poco tiempo después, el León tuvo la desgracia de caer en una red y, viéndose atrapado, comenzó a dar espantosos rugidos. El Ratón, que no estaba muy...
tracking img