El señor es mi pastor

Páginas: 6 (1448 palabras) Publicado: 26 de junio de 2009
El uso sabio de la lengua.

La añeja adivinanza inquiere: "soy una señorita muy aseñorada, siempre estoy adentro y siempre estoy mojada. ¿Quién soy?" ...

La lengua tiene una gran influencia, sea para bien o para mal. Existen usos y abusos de este pequeño y poderoso miembro. La Biblia condena a la lengua murmuradora calificándole como a un pecado "inflamable" que consume al calumniador ydaña al calumniado.

Es frecuente escuchar a personas lamentarse con expresiones tales como: "desearía nunca haberlo dicho". El mal uso de nuestra lengua nos trae problemas inesperados. Son más las ocasiones que lamentamos por algo que mencionamos equivocadamente, que en las que lo hacemos por callar.

¿Tiene la Biblia algo que decirnos acerca del buen uso de nuestras palabras? Sí. Y así comolos médicos examinan la lengua del paciente para ayudar el diagnóstico final, también la Escritura examina la salud espiritual de las personas mediante su conversación.

• Somos responsables por lo que decimos.

El derecho a la reputación es parte esencial de la ética bíblica. ¿Murmurar y vilipendiar el nombre del prójimo sería una manera de amarle, tanto como me amo a mí mismo? ¿Desearía quelos secretos contaran de mí lo que yo digo de él o de ella? Pues, fácilmente olvidamos que uno de los principales deberes sociales es el de respetar la reputación ajena. "No dirás falso testimonio" sigue siendo uno de los Diez Mandamientos, (Deuteronomio 5:20).

     El apóstol Santiago describe plásticamente el daño que puede hacer una mala lengua. "He aquí nosotros ponemos freno en la boca delos caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo. Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas por impetuosos vientos, son gobernadas por un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!" (Santiago 3:3-5).

     Aún gente queviste recato y cuidado en diversas asignaturas de vida, no tiene empacho en publicar secretos, errores o problemas de sus semejantes. Los venenosos dardos verbales laceran las espaldas de compañeros de trabajo, amigos, hermanos en la fe y hasta de los familiares cercanos. Pero además, se usan otras armas para perjudicar, como pueden ser determinados gestos, reticencias indolentes y hasta silencioscalculados.

¿Por qué los seres humanos resbalamos en estos pecados del habla con liviandad?

De seguro que el orgullo, el egoísmo y la envidia por los logros ajenos están en la base de tales actos y actitudes nada cristianas. Dios hace responsable a cada individuo por sus propias palabras. ¡Ante su Trono rendiremos cuentas!

• Hablar mal daña otras vidas de manera irreparable.Gerardo se mostraba brillante en su quehacer didáctico y humano. El doctor Gerardo Pérez era ducho en su temática, o simplemente, dueño absoluto de los conocimientos que trasmitía. Le respaldaba un currículo de loable admiración: portaba un extraño hálito de palpable autoridad benévola, además de una sólida trayectoria internacional, en la que había ganado el cariño y la admiración del liderazgoeclesiástico de toda América Latina.

     Yo jamás olvidaré aquella ocasión durante una de sus clases. Esa mañana él se acercó a una estudiante con ciertas dificultades de aprendizaje y le dijo suavemente: "¿acaso no haz aprendido nada?". Entonces Maruja, una dama de unos cincuenta años, le respondió con voz temblorosa y alterada: "¡usted me está hundiendo... !". Se desató un momento por demás tensoen el aula. Algunos apenas respirábamos. Otros miraban el techo, como buscando si tal vez las arañas sí osaran observar el acontecimiento. Todavía algunos rayaban sin razón sus indefensos cuadernos. No faltaron quienes sujetaban sus cabezas entre las manos; además de los restantes que prefirieron escuchar el canto de algún pájaro vagabundo de los alrededores, como si hacerlo pudiera mitigar el...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • el señor es mi pastor
  • EL SEÑOR ES MI PASTOR
  • el señor nuestro pastor
  • EL SEÑOR ES MI PASTOR
  • El Señor Es Mi Pastor
  • Señor es mi pastor
  • Pastor
  • Pastor

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS