El ultimo round

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (1000 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 21 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El último round

Lo creíamos capaz de muchas barbaridades. Pero nunca imaginamos hasta donde podía llegar. Se le consideraba un vecino más, pues andaba en el barrio desde antes que cualquierade nosotros. Sus harapos astrosos, ese mal olor que en verano revolvía el estómago, los pelos empastelados y las verijas aireándose por los agujeros del pantalón nos resultaban tan familiares como elpuesto del Pancho, el taller o los aromas a grasa y chile de la taquería de doña Luz.

Jamás dijo su nombre. Lo llamábamos el campeón porque cuentan que hace muchos años ganó El Guantes de Oro.Seguro de los golpes quedó así, tocado. Pero no se dejaba de nadie. Por una nada se arrancaba a discutir por otro poco a tirar madrazos. Defendía su libertad, el derecho a pasear sus pies descalzos porla calle. Fue feliz hasta que vinieron los del municipio a rebanar la manzana de enfrente para que por aquí pasara la avenida. Cosas del progreso. Ya se sabe: la ciudad crece.

Con la ampliacióntodos perdimos tranquilidad y a él se le vio bastante afectado. Se la pasaba el pobre corre y corre de una banqueta a otra, toreando los carros que venían a madres. Siempre a punto de llevárselo decorbata. Pasó un tiempo antes de que se rebelara. Pero cuando decidió no aguantar más el abuso empezó el contra ataque a los pitidos respondía con mentadas aspavientos, a los insultos con señasobscenas. Hasta se bajaba los pantalones, si quienes lo agredían eran mujeres. Nosotros nos burlábamos de los gestos de asco de los automovilistas y le echábamos porras. Y él, alegue y alegue que había queprotestar contra esas bestias y quien sabe que tantos disparates.

Si, en los meses de verano sus rarezas fueron en aumento y hasta se volvieron peligrosas: tiraba piedras y vidrios en los carriles,aventaba bolsas de basura al paso de los vehículos. Nosotros dejamos de divertirnos, eso ya no nos daba risa. En una ocasión, un taxista se bajo encabronadísimo porque el fondo de una botella le...
tracking img