El valor de la amisatd

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (452 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 3 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El valor de la amistad

La amistad ha sido siempre uno de los valores más excelsos de la humanidad. Por citar a alguno de los grandes autores clásicos tenemos el tratado De Amicitia, de Cicerón.Para él, "la amistad es un don concedido por los dioses. Después de la sabiduría, no hay cosa más apreciable que la amistad, pues es el sumo consentimiento de las cosas divinas y humanas con amor ybenevolencia". Un amigo es aquel con quien puedes hablar como contigo mismo, es aquel con quien compartes tus alegrías y desventuras sin jamás sentirte abandonado. El amigo es aquel que permanece ciertoen los momentos inciertos.
La historia conserva testimonios heroicos, como, por ejemplo, la que existió entre Niso y Euríalo, en la 'Eneida'. Unidos en estrecha amistad, juntos se lanzaban siempre alos combates, hasta que un día Euríalo se perdió en medio de feroces ataques. Niso, en lugar de huir para salvar su vida, enfrenta al cruel enemigo y desde lejos le grita: "A mí, a mí, yo soy elmatador, volved a mí las espadas, oh rótulos, que este nada ha hecho". Con grandísimo valor se entregó a la muerte por haber querido demasiado a su infeliz amigo.
Cristo también nos enseña el significadoque la amistad tiene en el evangelio: "Nadie tiene más amor por su prójimo que aquel que está dispuesto a entregar su vida por el amado". Lo que jamás imaginaron los apóstoles es que Él daría su vidade una forma cruenta por el perdón de los pecados, de aquellos que lo reconozcan como tal. Esta es la gran interrogativa que Cristo nos plantea: ¿soy realmente amigo de Cristo? Y el canon que nosproporciona para medir nuestra amistad lo aclara a renglón seguido: "Mi amigo es aquel que me reconoce con su vida y sus palabras delante de los hombres y no se avergüenza de mí". Cristo promete a susamigos que Él los reconocerá ante su Padre celestial. Pero a los que renieguen, vivan y hablen contra Jesús, Él no sabrá reconocer ante su Padre celestial.
El entonces Cardenal Ratzinger, en la...
tracking img