El viaje hacia el mar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (388 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un cuento del pago chico

Parece un fragmento, transportado a la otra orilla, de los cuentos de Pago Chico de Roberto J. Payró. Sin que le falten obligados ingredientes como los personajes depueblo, la pachorra provinciana, las picardías lugareñas.

En un villorio de la región de Minas —esos campos tan verdes— Rodríguez invita a cuatro amigos para que lo acompañen a conocer el mar. Así, enel camioncito del anfitrión, a una velocidad de no más de 40 kilómetros por hora, se le suman el rengo Siete y Tres y su perro de raza indefinida Aquino, el pesimista y enterrador Quintana, elbarrendero Rataplán y el Vasco, un devoto del trago. Aunque ninguno de todos ellos es, ni por aproximación, abstemio.

Y hay un colado, El Desconocido, que con el correr de las horas se sabrá que estáescribiendo un cuento de unos amigos que viajan al mar. Que podría ser un asaltante según sugiere. O no. Pero que es bien recibido porque paga las bebidas, aporta una botella de caña y hasta convida conhelados.

La travesía misma es amenizada con varios ingredientes, por ejemplo los mensajes que transmite la propaladora local. Como el de una hermana que avisa, discreta, "Mamá grave, traé corbatanegra". Y la música, selectas grabaciones de encantadoras chamarritas, pura guitarra charrúa y acordeona.

El sabor oriental —esto es, uruguayo— abunda y es una pausa refrescante para un paisaje dondequema el sol. Y también arde más de un desacuerdo, como el del Vasco que resiente a El Desconocido o Rodríguez que encuentra un pasajero que no invitó o Aquino que involuntariamente molesta aQuintana, que ve todo de un solo color: negro. O Siete y Tres, que se hace más de una pregunta sin respuesta y ambas divertidas. Lo que no es sorpresa considerando que lo interpreta el autor y humoristaJulio César Castro, alias Don Verídico.

Hugo Arana aporta su indudable oficio como Rodríguez, al fin de cuentas el único que sueña con el mar con un entusiasmo no compartido. Los seis (y Aquino,...
tracking img