Embarazo precoz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1092 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
No se trata de ti.El propósito de tu vida excede en mucho a tus propios logros, a tu tranquilidad o incluso a tufelicidad. Es mucho más grande que tu familia, tu carrera o aun tus sueños y anhelos más vehementes.Si deseas saber por qué te pusieron en este planeta, debes empezar con Dios. Naciste
por
su voluntad y
para
su propósito.La búsqueda del propósito de vivir ha intrigado a lagente por miles de años. Eso ocurre porquesolemos empezar por el punto de partida errado: nosotros mismos. Nos hacemos preguntas egoístascomo: ¿Qué
quiero
ser?, ¿Qué
debo
hacer con mi vida?, ¿Cuáles son
mis
metas,
mis
anhelos,
mis
sueñoscon el futuro? Enfocarnos en nosotros mismos nunca podrá revelarnos el propósito de nuestra vida. LaBiblia, dice:
“En su mano está la vida detodo ser
viviente”.

1
Contrario a lo que te dictan muchos libros conocidos, películas y seminarios, no encontrarás elsentido de tu vida buscando en tu interior. Es muy probable que ya lo hayas intentado. No te creaste ati mismo, por lo tanto no hay manera de que puedas decirte para qué fuiste creado. Si yo te entregaraun invento que nunca has visto, no sabrías para qué sirve ni tampocoel ingenio te lo podría decir. Sólo elinventor, o el manual de instrucciones, podría revelarte el propósito de dicho invento.En una ocasión me perdí en las montañas. Me detuve a pregunta cómo llegar al campamento y larespuesta fue:
”No puedes llegar hasta allí desde este lugar: ¡Tienes que empezar por el otro lado de la montaña!”.

Dios, y hasta que lo entiendas, tu vida no tendrá ningúnsentido. Sólo en Él encontramos nuestroorigen, nuestra identidad, nuestro sentido, nuestro propósito, nuestro significado y nuestro destino.Cualquier otra ruta termina en un callejón sin salida.Muchos tratan de usar a Dios para su propio beneficio, pero eso es antinatural y está condenado alfracaso. Fuiste creado para Dios, no al contrario; la vida consiste en permitir que él te use parasuspropósitos y no que tú lo uses a Él para los tuyos. La Biblia dice:
“Obsesión consigo mismo en estos asuntos es un callejón sin salida; la atención a Dios nos guía a una vida libre y espacios

¿Cómo descubres, entonces el propósito para el que fuiste creado? Tienes sólo dos opciones. Laprimera es
especular 
. La mayoría prefiere ésta. Hacen conjeturas, adivinan, teorizan. Cuandola gentedice: “Yo siempre he pensado que la vida es...”, en realidad quiere decir: “Esta es la mejor suposición quese me ocurre”.Durante miles de años, grandes filósofos han especulado y discutido acerca del sentido de la vida. Lafilosofía es un tema importante y tiene su utilidad, pero cuando hay que definir el sentido de la vida. Lafilosofía es un tema importante y tiene su utilidad, perocuando hay que definir el sentido de la vida,aun los filósofos más sabios
especulan 
.El Dr. Hugh Moorhead, profesor de filosofía de la Universidad Northeastern de Illinois, en unaocasión escribió a 250 de los más reconocidos filósofos, científicos, escritores e intelectuales delmundo, preguntándoles: “¿Cuál es el sentido de la vida?”, para después publicar las respuestas en unlibro.Algunos dieron las mejores respuestas que pudieron, otros admitieron que acababan de plantearsela razón de vivir y otros fueron más sinceros en responder que no tenían ni la menor idea. ¡En efecto,varios le pidieron al profesor Moorhead que les escribiera de vuelta y les dijera si había encontrado larazón de vivir!
4
Afortunadamente hay una alternativa a la especulación acercadel significado y el propósito de vivir, y es la
revelación 
. Podemos considerar lo que Dios reveló en su Palabra con respecto a la vida. La maneramás fácil de entender el propósito de un invento es preguntarle al inventor. Lo mismo ocurre cuandoquieres saber la razón de tu vida: pregúntale a Dios.Dios no nos dejó en medio de la oscuridad para andar a ciegas. Él reveló claramente en su Palabra...
tracking img