Encomienda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1608 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las encomiendas

En Venezuela, después de la etapa de los Welser, a quienes el emperador Carlos V entregó la provincia «…desde el Cabo de la Vela hasta Maracapana…», fue cuando comenzó en firme el régimen de repartimientos y encomiendas. Con el licenciado Juan Pérez de Tolosa, a partir de 1546, escribe Alfonso Espinoza, «…empieza el reparto organizado de las tierras y de los indios, o sea, laformación original de la primitiva estructura de la economía…» La encomienda suponía, al menos en teoría, la colocación de cierto número de indígenas bajo tuición de un español, que se obligaba a enseñarles la fe cristiana y los usos de la civilización europea, a cambio de lo cual se beneficiaría de su labor. En rigor, no debía constituir un sistema de trabajo forzoso u obligatorio. El encomenderoentraba a sustituir al rey en la percepción de un tributo, limitado por las disposiciones vigentes. Ambrosio Perera dice al respecto: «De modo que ni sobre las tierras ni sobre los indios tenía el encomendero derecho de propiedad y sólo podía percibir los tributos que el indio debía dar al Rey para recompensarse con ello de los servicios espirituales y temporales que con juramento se obligaba aprestar a sus encomendados. No podía el encomendero servirse del trabajo de los indios y cualquier trabajo de esta especie desempeñado por un indio debía ser pagado según estipulaciones a presencia del cacique. Debía tener especial cuidado el encomendero de atender a la enseñanza espiritual de los indios, lo cual tuvieron al principio que hacerlo personalmente mientras era reducido el número desacerdotes seculares y religiosos; pero más tarde fueron obligados los encomenderos a reducir sus indios a pueblos, conocidos con el nombre de <Reducciones> y a dotar a éstos de un cura doctrinero, por el cual debían pagar con los tributos percibidos, aunque, por ser pocos, no pudiesen retener en su provecho cosa alguna» Esta fue la teoría. Pero la práctica era diferente. El mismo historiador aquien se acaba de citar agrega: «A pesar de las disposiciones reales se introdujo la costumbre de que los encomenderos ocupasen a los indios en trabajos personales, por lo cual en real cédula de 28 de mayo de 1672 se mandó que se pusiesen en libertad los indios (de la provincia de Venezuela) y se quitase el servicio personal de ellos, no permitiendo fuesen molestados de los encomendadores ni otraspersonas, procurando su mayor alivio y conservación en que fuesen doctrinados con el cuidado y asistencia que conviene».
Pasó en esto como en lo demás: las leyes venían de muy lejos, los teólogos y los juristas presionaban sobre la conciencia de los monarcas y éstos dictaban cédulas llenas de contenido humanitario, pero los peninsulares trasladados a este continente sentían que el poder efectivoestaba en sus manos y trataban de obtener en su nueva tierra de promisión todos los beneficios posibles. Los conquistadores provenían de una civilización fundamentalmente agrícola; sin embargo, su ilusión al principio era la riqueza fácil proveniente de las minas y las perlas. Las pesquerías de perlas agotaron materialmente los viveros en Cubagua y sus alrededores: obligaban a los indígenas abucearlas y disposiciones reales tuvieron que dictarse para impedir (o tratar de impedir) que la reiterada inmersión y las grandes presiones a que se sometían los buzos por la profundidad a que llegaban y la frecuencia con que eran obligados a sumergirse, provocasen, como efectivamente sucedió, daños irreparables en la salud de los aborígenes. La búsqueda de las minas fue una obsesión, que tomó formaen el mito de El Dorado. Pero, una vez que se verificó que la riqueza minera de Venezuela no era como se suponía, se dirigieron los esfuerzos hacia la construcción de una economía más estable, la cual había menester del trabajo. Andrés Bello, en el Resumen de la historia de Venezuela, lo recoge en el siguiente párrafo: «La atención de los conquistadores debió dirigirse desde luego a ocupaciones...
tracking img