Ensayo sobre las abejas

La extinción de las abejas: un fenómeno que amenaza al ecosistema
Las abejas mueren por millones desde hace algunos meses. Su desaparición podría estar anunciando el fin de la especie humana. Se trata de una epidemia increíble, de una violencia y de una amplitud asombrosa, que se esté extendiendo de colmena en colmena por todo el planeta. Nacida de un criadero de Florida durante el último otoño,se extendió primero a la mayoría de los estados de Norteamérica, luego a Canadá y Europa, llegando a contaminar Taiwán en abril pasado. Se repite el mismo escenario en todas partes: por millares, las abejas abandonan las colmenas, para nunca regresar a ellas. No hay cadáveres en las proximidades, ni predadores a la vista, sólo nuevos ocupantes prontos a ocupar los hábitats abandonados
En algunosmeses, entre el 60 y el 90% de las abejas se volatilizaron en los Estados Unidos, en donde las últimas estimaciones arrojan cifras de 1.5 millones (sobre un total de 2.4 millones de colmenas) de colonias que han desaparecido en los 27 estados. En Québec, falta el 40% de las colmenas.
En Alemania, según la asociación nacional de los apicultores, un cuarto de las colonias fue diezmado, conpérdidas de hasta el 80% en algunos criaderos. Lo mismo en Suiza, en Italia, en Portugal, en Grecia, en Austria, en Polonia, en Inglaterra, en donde el síndrome fue bautizado “fenómeno María Celeste”, en referencia a la embarcación cuya tripulación se volatilizó en 1872. En Francia, en donde los apicultores han sufrido graves pérdidas desde 1995 (entre 300.000 y 400.000 abejas por año) hasta que fueraprohibido el pesticida incriminado, el Gaucho, para los campos de maíz y de girasol, la epidemia volvió a ocasionar pérdidas, con mucha mayor fuerza, siendo de entre un 15 y un 95%, según el criadero.
“Síndrome del colapso”

Legítimamente preocupados, los científicos han hallado un nombre a la medida de estas deserciones masivas: el “síndrome del colapso” ó “colony collapse disorder”. Tienenmotivos para estar preocupados: 80% de las especies vegetales necesitan de las abejas para ser fecundadas. Sin ellas, no hay polinización, ni prácticamente frutas, ni verduras. “Tres cuartas partes de los cultivos que alimentan a la humanidad necesitan de ellas”, resume Bernard Vaisiére, especialista en polinizadores en el INRA (por su sigla en francés; Instituto Nacional de Investigación enAgronomía). Datando su llegada a la tierra de 60 millones de años antes que el hombre lo hiciera, Apis mellifera (la abeja de la miel) es tan indispensable para la economía del hombre como lo es para su supervivencia. En los Estados Unidos, en donde 90 plantas alimenticias son polinizadas por las abejas libadoras, las cosechas que dependen de ellas son evaluadas en 14 millones de dólares.
¿Los pesticidasson los responsables? ¿Un nuevo microbio? ¿La multiplicación de los emisiones electromagnéticas alteran las nanopartículas de magnetita presentes en el abdomen de las abejas? “Más bien una combinación de todos esos agentes”, asegura el profesor Joe Cummins de la Universidad de Ontario. En un comunicado publicado este verano por el IsiS (Institute of Science in Society), una ONG con sede en Londres,conocida por sus posturas críticas respecto del curso del avance científico, afirma que “los índices sugieren que hongos parásitos usados para la lucha biológica y ciertos pesticidas del grupo de los neonicotinoides interactúan sinérgicamente entre ellos y provocan la destrucción de las abejas”. Para evitar los rociamientos incontrolables, las nuevas generaciones de insecticidas recubren lassemillas para penetrar de forma sistemática en toda la planta, hasta el polen que las abejas llevan hasta las colmenas, a las que envenenan.
Incluso a una baja concentración, afirma el profesor, la utilización de este tipo de pesticidas destruye las defensas inmunológicas de las abejas. Por efecto cascada, intoxicadas por el principal principio activo utilizado -el imidaclopride (habilitado en...
tracking img