Episodio de las arcas de arena en el "poema del mío cid"

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2357 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Episodio de las arcas de arena
en el “Poema de Mío Cid”

El Cantar de Mío Cid es una obra viva con un gran valor histórico y literario por ser la primera obra narrativa extensa y más completa en lengua romance que cuenta la literatura española.
Aunque de autoría anónima y fecha imprecisa (entre 1195 y 1207), este poema se ha constituido en un importante representante de las costumbres eideologías medievales, y un reflejo de las cualidades de un pueblo que hizo héroe a un hombre movido por el amor a su familia, lealtad a su rey, fidelidad a su religión y de una honda generosidad y valentía. Un personaje que llegó a plasmarse para siempre en la cultura española como un clásico modelo de héroe medieval.

El tema central de este cantar de gesta es la honra del protagonista, RodrigoDíaz de Vivar; un complejo proceso de recuperación de la honra perdida, cuya recuperación (solo por méritos y esfuerzos propios) supondrá una honra mayor a la de la situación de partida.
Tener esto presente es importante para la comprensión de los papeles de todos los demás personajes del texto, cuya función será nada más que la de contribuir de alguna u otra manera en este proceso de pérdida orecuperación de la honra del protagonista.

El episodio de las arcas de arena (incluido en el primer cantar) es, sin duda, uno de los más interesantes e inolvidables del Cantar de Mío Cid. Durante siglos ha sido inquietud de los críticos literarios, llevando esto a un sin fin de opiniones e interpretaciones.

Mi intención con este trabajo será concentrarme, más que nada, en analizar cómoeste fragmento de hechos narrados y aparición de nuevos personajes realiza de alguna manera un aporte más a la temática general del poema.

El Cantar primero comienza en el momento en que Rodrigo Díaz de Vivar es desterrado de sus tierras por orden real. El relato de la partida es de una honda tristeza y emotividad. El Cid parte de Vivar, junto con sus vasallos más allegados, dejando atrásfamilia y bienes, y parten con la esperanza de algún día retornar a Castilla:
“¡Albricia, Álvar Fáñez, que echados somos de tierra!
mas a grand honra tornaremos a Castiella.” (v. 14, 15)

Estos versos cobran real importancia ya que exponen el motivo central del personaje, motivo que lo impulsará a emprender sus heroicas hazañas, a fin de conquistar “lagrand honra”. No olvidemos que la honra es el bien mayor y más preciado desde la perspectiva de un varón feudal, y es uno de los valores que los cantares de gesta se esforzaban por exaltar.

Cuando llegan a Burgos, la hospitalidad le es totalmente negada. Aquellos habitantes rehusaron ser caritativos con el Cid por miedo a las represalias del monarca, aunque en su interior reconocían que el Cidhabía sido despojado injustamente:
“¡Dios, qué buen vasallo, si hubiere buen señore!” (v. 20)

Sólo una niña de 9 años, se atreve a explicarle al Cid la conducta de los burgaleses (v. 40-48).
Don Rodrigo realiza entonces una plegaria, y de una cierta manera es contestado su ruego (v 53, 54). Resultó que no todos los burgaleses eran temerosos del rey Alfonso. Entreellos había un “burgalés cumplido” : Martín Antolinez (v. 65). Este hombre se une al Cid, pasando por alto la clara proscripción y se aventura a probar fortuna con el Campeador.

El Cid, por su parte, sabiendo de las calumnias esparcidas entre los naturales de allí, sobre su desfalco de los bienes de los parias, y para evitar malentendidos, advierte desde un principio a Antolinez la realidad.Aunque le promete un futuro galardón, le hace saber que por el presente no hay nada de oro ni de plata, solo una gran necesidad:
“Si yo vivo, doblar vos he la soldada.
Espeso he el oro y toda la plata,
bien lo veedes que yo no traigo nada,
huebos me sería para toda mi copmpaña,” (v. 80-83)...
tracking img