Eric hobswam

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 62 (15419 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo IX
Eric Hobsbloawm

LOS AÑOS DORADOS

En los últimos cuarenta años Módena ha dado realmente e!
gran salto adelante. El período que va desde la Unidad Italiana
hasta entonces había sido una larga etapa de espera o de modificaciones
lentas e intermitentes, antes de que la transformación se
acelerase a una velocidad de relámpago. La gente llegó a disfrutar
de un nivel de vida.sólo reservado ante.s a una pequeña elite.
G. MuzziOLi (1993, p. 323)
A ninguna persona hambrienta que esté también sobria se la
podrá convencer de que se gaste su último dólar en algo que no
.sea comida, Pero a un individuo bien alimentado, bien vestido,
con una buena vivienda y en general bien cuidado se le puede
convencer de que escoja entre una maquinilla de afeitar eléctrica
y un cepillodental eléctrico. Junto con los precios y los costes, la
demanda pasa a estar sujeta a la planificación.
J. K. GALBRAITH, El nuevo estado industrial (1967, p. 24)

La mayoría de los seres humanos se comporta como ios historiadores:
sólo reconoce la naturaleza de sus experiencias vistas retrospectivamente.
Durante los años cincuenta mucha gente, sobre todo en los cada vez más
prósperos países«desarrollados», se dio cuenta de que los tiempos habían
mejorado de forma notable, sobre todo si sus recuerdos se remontaban a los
años anteriores a la segunda guerra mundial. Un primer ministro conservador
británico lanzó su campaña para las elecciones generales de 1959, que
ganó, con la frase «Jamás os ha ido tan bien», afirmación sin duda correcta.
Pero no fue hasta que se hubo acabadoel gran boom, durante los turbulentos
años setenta, a la espera de los traumáticos ochenta, cuando los observadores
LOS AÑOS DORADOS 261
—principalmente, para empezar, los economistas— empezaron a darse cuenta
de que el mundo, y en particular el mundo capitalista desarrollado, había
atravesado una etapa histórica realmente excepcional, acaso única. Y le buscaron
un nombre: los «treinta añosgloriosos» de los franceses (les trente
glorieuses); la edad de oro de un cuarto de siglo de los angloamericanos
(Margiin y Schor, 1990). El oro relució con mayor intensidad ante el panorama
monótono o sombrío de las décadas de crisis subsiguientes.
Existen varias razones por las que se tardó tanto en reconocer el carácter
excepcional de la época. Para los Estados Unidos, que dominaron laeconomía
mundial tras el fin de la segunda guerra mundial, no fue tan revolucionaria,
sino que apenas supuso la prolongación de la expansión de los años de la guerra,
que, como ya hemos visto, fueron de una benevolencia excepcional para
con el país: no sufrieron daño alguno, su PNB aumentó en dos tercios (Van
der Wee, 1987, p. 30) y acabaron la guerra con casi dos tercios de la producciónindustrial del mundo. Además, precisamente debido al tamaño y a lo
avanzado de la economía estadounidense, su comportamiento durante los años
dorados no fue tan impresionante como ¡os índices de crecimiento de otros
países, que partían de una base mucho menor Entre 1950 y 1973 los Estados
Unidos crecieron más lentamente que ningún olro país industrializado con h
excepción de Gran Bretaña, y, lo quees más, su crecimiento no fue superior
al de las etapas más dinámicas de su desarrollo. En el resto de paí.ses industrializados,
incluida la indolente Gran Bretaña, la edad de oro batió todas las
marcas anteriores (Maddison, 1987, p. 650). En realidad, para aquéllos, económica
y tecnológicamente, esta fue una época de relativo retroceso, más que
de avance. La diferencia en productividad porhora trabajada entre los Estados
Unidos y otros países disminuyó, y si en 1950 aquéllos disfrutaban de una
riqueza nacional (PIB) per capita doble que la de Francia y Alemania, cinco
veces la de Japón y más del 50 por 100 mayor que la de Gran Bretaña, los
demás estados fueron ganando terreno, y continuaron haciéndolo en los años
setenta y ochenta.
La recuperación tras la guerra era la...
tracking img