Erich fromm

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 884 (220792 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 12 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Anatomía De La Destructividad Humana

Erich Fromm

A medida que pasan las generaciones se vuelven peores. Vendrá un tiempo en que serán tan malvadas que adorarán el poder; la potencia tendrá razón para ellas, y dejarán de reverenciar el bien. Finalmente, cuando nadie se indigne ante el mal ni se avergüence en presencia de un miserable, Zeus los destruirá también. Pero aun entoncespodría hacerse algo si la gente del común se alzara y debelara a los gobernantes que la oprimen.

Mito griego sobre la Edad del Hierro

Cuando veo la historia, me vuelvo pesimista ... pero cuando veo la prehistoria, soy optimista,

J. C. SMUTS

Por una parte, el hombre es semejante a muchas especies de animales en que pelea contra su propia especie. Pero por otra parte, entre losmillares de especies que pelean, es la única en que la lucha es destructora... El hombre es la única especie que asesina en masa, el único que no se adapta a su propia sociedad.
N. TINBERGEN

PREFACIO

Este estudio es el primer volumen de una amplia obra sobre teoría psicoanalítica. Empecé por el estudio de la agresión y la agresividad porque, aparte de ser uno de los problemas teóricosfundamentales del psicoanálisis, la oleada de destructividad que está anegando el mundo lo convierte también prácticamente en uno de los más importantes.
AI empezar esta obra, hace más de seis años, subestimé las dificultades con que tropezaría. Pronto comprendí que no podría escribir adecuadamente de la destructividad humana si me encerraba dentro de los límites del principal campo de misconocimientos: el psicoanálisis. Aunque esta investigación tiene la intención de ser ante todo psicoanalítica, necesitaba también algún pequeño conocimiento de otras materias, en particular la neurofisiología, la psicología animal, la paleontología y la antropología para no trabajar dentro de un marco de referencia demasiado angosto y por ende deformador. Tenía que estar en condiciones al menos de compararmis conclusiones con los datos más importantes de otros campos para cerciorarme de que mis hipótesis no los contradecían y determinar si, como esperaba, ellos confirmaban mis hipótesis.
Como no había obra que comunicara e integrara los descubrimientos sobre la agresión en todos esos campos, ni siquiera que los resumiera en algún campo específico, tuve también que realizar el intento yo mismo.Este intento, pensaba, serviría también a mis lectores al ofrecerles la posibilidad de compartir conmigo un modo de ver globalmente el problema de la destructividad, y no una opinión partiendo del punto de vista de una sola disciplina. Claro está que en tal empresa puede haber muchas trampas. Era evidente que yo no podía adquirir la competencia en todos esos campos, y menos en aquel en que meaventuraba con pocos conocimientos: las ciencias de los nervios. Pude adquirir algún conocimiento en este campo no sólo estudiándolo directamente sino también gracias a la amabilidad de los neurocientíficos, algunos de los cuales me orientaron y me resolvieron muchas cuestiones, y otros de ellos que leyeron la parte del manuscrito relacionada con su especialidad. Aunque los especialistas comprendan queno tengo nada nuevo que ofrecerles en su campo particular, tal vez les parezca bienvenida la oportunidad de tener mejor conocimiento de datos procedentes de otros campos sobre un asunto de tan central importancia.
Un problema insoluble es el de las repeticiones y traslapes respecto de otras obras mías. Llevo más de treinta años de trabajar en los problemas del hombre y en el proceso he enfocadonuevos territorios al mismo tiempo que ahondaba y ensanchaba mi visión de los antiguos. No podría escribir de la destructividad humana sin presentar ideas que ya he expresado anteriormente pero que siguen siendo necesarias para entender los nuevos conceptos de que trata este libro. He tratado de reducir las repeticiones lo más posible, y he citado cuanto he podido los estudios más amplios de...
tracking img