Esa música... (cuento corto.)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1694 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESA MÚSICA...

Estaba en su pequeña oficina completando registros de historias clínicas de los pacientes ingresados esa mañana.

Eran las tres de la tarde cuando sonó el teléfono y se oyó la voz de la secretaria avisando que había un paciente en la sala de espera.

Carlos Pereyra era un joven psiquiatra que había obtenido el máximo puntaje en su graduación comoespecialista y lo que más lo estimulaba dentro del vasto campo de la especialidad era el estudio de las alteraciones de las sensopercepciones. Particularmente lo obsesionaba el origen y el mecanismo de su producción, y opinaba que la ciencia neurobiológica ofrecía variadas explicaciones etiológicas, pero que ello indicaba que no se conocía exactamente su íntimo mecanismo de producción. Sobre ese tematrabajaba en su tesis de doctorado en Psiquiatría.

En la sala de espera estaba Ovidio. Flaco, alto, encanecido, desgarbado, de mal aspecto, ojeroso. Lo acompañaba una mujer mucho más joven, especialmente atractiva, con los claros signos de una depresión. Se pusieron ambos de pié para la presentación. Ella era Silvina, la esposa, Profesora de Historia. Ovidio era Ingeniero Electrónico y eraempleado público.

Carlos los guió hasta el consultorio y ya acomodados, escuchó el motivo de la consulta. Ovidio empezó a relatar que se sentía amenazado de muerte hacía un año, que se había vuelto fóbico. Con una voz hueca, molesta y monocorde desarrolló una historia fantástica que desde el inicio impresionó a Carlos como un delirio fantástico, que los antiguos libros definían como ParafreniaImaginativa o Fantástica.

En su relato Ovidio mencionó que todo empezó cuando en su taller particular experimentaba con los campos acústicos, hobby que lo apasionaba. Examinaba la interfase de choque de dos o más flujos sonoros, de modo que en campos espaciales geométricamente diseñados colocaba fuentes emisoras de sonido, por ejemplo en una disposición triangular, en un punto los agudosal límite de lo audible, en otro punto los graves más bajos de la escala perceptible y en corte tangencial o de angulación variable el tercer punto, con sonidos de diferentes longitudes de onda. En el centro del campo acústico ubicaba un receptor que captaba las señales de la interfase y la ecuación resultante la decodificaba en un espectrómetro de pantalla. O algo así entendió el interesadopsiquiatra, que observaba de reojo a Silvina, quien ponía cara de hastío demostrando que esa historia la escuchaba por enésima vez y moviendo la cabeza en un muy discreto gesto de negación y apenas secreto fastidio. Viéndola, a Carlos le parecía tristemente hermosa y deseable.

En el minucioso y obsesivo relato de Ovidio decía que el momento más excitante de su vida comenzó como año y medioatrás, cuando descubrió en su espectrómetro ondas asimilables al sonido y timbre de la voz humana. Al principio pensó que se trataba de contaminación acústica con ondas de radio o telefonía celular, aunque pudo descartar pronto esa hipótesis por razones técnicas suficientes.

Lo que siguió despertó en el psiquiatra una creciente seguridad de que estaba frente a un delirante.

Ovidioempezó a explicar que mediante un transductor pudo pasar del registro visual de las ondas a la audición radial (apenas perceptible) de voces lejanas. Esas voces no permitían aventurar sobre su origen. No correspondían a ninguna frecuencia utilizable ni posible para ninguna radio del mundo. ¿Fantasmas? ¿Demonios? ¿Extraterrestres? Las voces se dirigían claramente a él. Decíanle en un tono desentencia categórica que no estaba permitido a ningún mortal traspasar ese umbral perceptivo, que estaba prohibido espiar en universos paralelos, que ya en el Génesis Dios separó la luz de las tinieblas imponiendo Los Límites y que cualquier trasgresión sería penada con la muerte. La Ley Universal separaba absolutamente los mundos no sólo físicamente, sino también sensorialmente. No debía insistir en...
tracking img