Escatologia jose grau

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 481 (120196 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION Creemos que sólo puede haber esperanza allí donde hay escatología; de ahí que la fe cristiana sea, sobre todo, una fe escatológica esperanzada, una mirada tomada al futuro desde el presente, una actividad iniciada en el aquí, con la firme certeza de que el ahora, el tiempo actual, no agota su significado, sino que, por el contrario, todo su sentido le viene de la plenitudescatológica a la que tiende sin cesar. Creemos también que sólo puede haber escatologia bíblica, porque sólo en la Revelación bíblica se nos ofrece el concepto adecuado del tiempo como dinamismo histórico que se dirige a una meta, que puede trazar planes para un futuro, que puede en cierta medida colaborar a la realización de dicho futuro; todo lo cual contrasta ―un contraste radical y absoluto― con la ideapagana de ciclos eternos e incesantemente repetidos, sin que haya posibilidades de eludir el fatalismo histórico ni esperar intervenciones de «fuera» que quiebren el curso de los acontecimientos dándoles otro rumbo. A diferencia de la idea pagana que concibe el tiempo como un circulo cerrado del que es imposible escapar, inflexible, cruelmente rutinario y siempre el mismo, el concepto bíblicoentiende el tiempo como una línea recta, abierta siempre al futuro y a la esperanza. ¿Razones de este optimismo lineal? Simplemente, porque Dios interviene en la historia. Y, sobre todo, porque nos ha dicho que seguirá interviniendo finalmente tendrá la última palabra del drama humano, cuando caiga el telón tras el último acto del devenir de la humanidad. Cristo es Señor de la historia. Esto explicaque, en palabras de Pablo, «Cristo sea en vosotros ―todos nosotros, los cristianos― la esperanza de gloria» (Col. 1:27). Efectivamente, sólo puede haber escatología donde se espera algo; y es inimaginable la existencia de ninguna escatología auténtica ―digna de este nombre― cuando dejamos de apoyarnos en el Señor y no prestamos ya oído a su Palabra. Es la tragedia de hombres como Bultrnanfí, oSchweifzer, por no citar sino dos ejemplos de nuestro tiempo. “La escatología mítica ―escribe Bultmann, motejando ya de entrada la escatología como mito― está básicamente descartada por el simple hecho de que el retorno de Cristo no tuvo lugar inmediatamente, como esperaba el Nuevo Testamento, sino que la historia del mundo continuó y ―como es convicción de cualquier persona razonable― seguirácontinuando.” Esto lo escribía Bultmann en 1941, en su libro El Nuevo Testamento y la Mitología, obra que, como la casi totalidad de sus escritos, está llena de prejuicios, no sólo teológicos, sino, particularmente, históricos y se apoya en una hermenéutica harto discutible, como ha demostrado O. Cullmann en su libro Historia de la Salvación. Pero, incluso antes de que R. Bultmann negase la premoniciónbíblica de un final definido, y definitivo, de la historia por medio de la intervención soberana de Dios, los teólogos modernistas habían ya iniciado la sustitución de la escatología bíblica por otras «escatologías más a tono con los gustos estragados, decadentes y paganos de nuestra época. El resultado que cabía esperar, ha sido que dichas sescatologías» sólo tengan de tales el nombre, porque,negada la fundamental esperanza de la acción de Dios en el mundo, no queda ya lugar para la reflexión escaíológica propiamente dicha, sino que el incrédulo o escéptico queda abocado inexorablemente al concepto pagano de los ciclos cerrados y monótonamente repetidos, porque ¿dónde hallará garantías para esperar algo del futuro? La solución que aporta el materialismo dialéctico, en su intento portranscender el ineludible escepticismo de todos los existencialismos meramente humanistas, no es más que un salto en el vacío, con una credulidad fantástica, pues espera sin pruebas de ninguna clase, sin apoyo real, que la historia tenga algún sentido, basándose únicamente en hipótesis derivadas de la filosofía hegelia-na, discutible como todo sistema filosófico arbitrado por la mera razón humana....
tracking img