Esquema literario de la mano del comandante aranda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1251 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Esquema literario de La mano del comandante Aranda

SINOPSIS LITERARIA

El comandante Benjamín Aranda perdió una mano en acción de guerra, y fue la derecha, por su mal. ¿Por qué no conservar esta mano disecada, testimonio de una hazaña gloriosa?

Meditemos. El hombre teológico ha sido plasmado en la arcilla, como un muñeco, por la mano de Dios. El hombre biológico evoluciona merced alservicio de su mano, y su mano ha dotado al mundo de un nuevo reino natural, el reino de las industrias y las artes. La mano misma sabe hablar, aun prescindiendo del alfabeto mímico de los sordomudos. Este dios menor dividido en cinco personas ha acabado de hacer al hombre y le ha permitido construir el mundo humano. ¡Flor maravillosa de cinco pétalos, que se abren y cierran como la sensitiva, a lamenor provocación. No hay duda, la mano merece un respeto singular.

La mano fue depositada cuidadosamente en un estuche acolchado. De cuando en cuando, se concedía a los íntimos el privilegio de contemplarla unos instantes. Su conservación era perfecta. Poco a poco el objeto misterioso se fue volviendo familiar. Y entonces emigró del cofre de caudales hasta la vitrina de la sala, y se le hizositio entre las condecoraciones de campaña y las cruces de la Constancia Militar. Dieron en crecerle las uñas. De momento pareció un arrastre de inercia, y luego se vio que era virtud propia. Sin saber cómo, la mano bajó de categoría, dejó de ser una reliquia, y entró decididamente en la circulación doméstica. A los seis meses, ya andaba de pisapapeles o servía para sujetar las hojas de losmanuscritos. Los chicos de la casa acabaron por perderle el respeto. Al año, ya se rascaban con ella.

La mano, así, recordó muchas cosas que tenía completamente olvidadas. Su personalidad se fue acentuando notablemente. Cobró conciencia y carácter propios. Todo parecía cosa de juego. Andaba con libertad de un lado a otro. Después aprendió a correr, y haciendo "sentadillas" sobre los dedos, comenzó asaltar, había adquirido la facultad del vuelo.

Pero, a todo esto, ¿cómo se orientaba, cómo veía? ¡Ah! Ciertos sabios dicen que hay una luz oscura, insensible para la retina, sensible para otros órganos, y más si se los especializa mediante la educación y el ejercicio ¿Y no había de ver también la mano? Desde luego, ella completa su visión con el tacto, casi tiene ojos en los dedos.

La mano, encuanto se condujo sola, se volvió ingobernable, fue entonces cuando "sacó las uñas". Iba y venía a su talante. Desaparecía cuando le daba la gana, volvía cuando se le antojaba. No obedecía a nadie. Era burlona y traviesa. Se complacía, singularmente, en darle suaves sopapos a su antiguo dueño, y también solía espantarle las moscas. Y él la contemplaba con ternura, como a un hijo que hubieraresultado "mala cabeza". Todo lo trastornaba. Ya le daba por asear y barrer la casa, ya por mezclar los zapatos de la familia; o rompía los vidrios a pedradas, o escondía las pelotas de los muchachos que juegan por la calle. El comandante la observaba y sufría en silencio. Su señora le tenía un odio incontenible, y era su víctima preferida.

La verdad es que la familia comenzó a desmoralizarse. Elmanco caía en extremos de melancolía. La señora se volvió recelosa y asustadiza. Los hijos se hacían negligentes, abandonaban sus deberes escolares y descuidaban sus buenas maneras. Las comidas se servían a destiempo y hasta en cualquiera de las alcobas.

Los viejos servidores se ahuyentaron. Los nuevos servidores no aguantaban un día en la casa embrujada. Las amistades y los parientes desertaron.La policía comenzó a inquietarse ante las reiteradas reclamaciones de los vecinos. Se declaró una epidemia de hurtos, a cuenta de la misteriosa mano que muchas veces era inocente. Y lo más cruel del caso es que la gente no culpaba a la mano, no creía que hubiera tal mano animada de vida propia, sino que todo lo atribuía a las malas artes del pobre manco.

La mano, indiferente al daño ajeno,...
tracking img