Esquinas: resistencia y sorpresa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2994 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Esquinas: resistencia y sorpresa

Richard Sennett

La esquina deberia ser el espacio urbano que vivimos mas intensamente. Al doblar una esqui­na, nos deberiamos enffrentar a algo nuevo, encontrar una ocasion para el cambio y la sor­presa. TVadicionalmente, las esquinas ayudaban a dar forma ffsica a los cruces de caminos, eran un punto social donde se encontraban gentes de distintas clases,extranjeros o extranos a la ciu- dad. Aquellos encuentros desafiaban las image- nes y las rutinas establecidas: la encrucijada era el lugar que ofreci'a resistencia a lo ordina- rio, un espacio que obligaba a las personas a fijarse en los demas. Ahora, igual que entonces, las esquinas deberian empujarnos a la concien- ciacion.
Esto es un ideal, pero la realidad es diferente. Son demasiadas lasesquinas que resultan espa- cios muertos o vacios. Estas intersecciones neutras son solo una pequena parte de un pro- blema urbano mucho mayor. „A los urbanistas modernos se nos da cada vez mejor apurar el valor economico de cada espacio urbano -bue- nos organizadores del comercio, buenos directo- res de escena del turismo-, pero hemos llegado a ser unos ineptos a la bora de estimular los encuentrossociales que reunen a las clases o a los grupos etnicos o raciales. No somos capaces de modelar una fisonomi'a urbana que desafie las rutinas establecidas, resista los prejuicios y haga que personas que discrepan tengan la sen- sacion de que comparten un destino comun. Estos errores no son culpa del urbanismo en si: el capitalismo moderno no tiene mucha energia social o polftica verdadera, pero laciudad es el espacio en el que ese letargo se hace fisicamente manifiesto. Dentro de la larga historia del diseno urbanistico se ha demostrado que ciertas mane- ras de organizar el espacio tienen menos conteni- do social y politico que otros. Y la cuadricula tie­ne menos que ningun otro. En la cuadricula, utilizada por primera vez en el antiguo Egip- to y desarrollada luego por los romanos, lageometria se apli- ca en el diseno de la ciudad: calles rectas y entrecruzadas crean una ciudad de esquinas unifformes y repetitivas. El
orden racional es el objetivo de este tipo de diseno. En 1573, cuando Felipe II de Espana establecio las normas imperiales para gobernar los territorios hostiles del Nuevo Mundo, decre- to el uso de la cuadricula para que las ciudades se pudieran «expandir demanera simetrica». El decreto encarna un principio de poder que los romanos habrian comprendido: el Estado gobier- na de manera mas eficaz cuando lo hace sobre un espacio racionalizado. Esta racionalidad la establecio la cuadricula, y la incipiente vida de las esquinas cayo vi'ctima de esta repeticion mecanica.
Sin embargo, el caracter de la cuadricula vario en los tiempos modernos, y cambio lasesqui­nas. En el siglo XVII, la cuadricula paso a ser un diseno adecuado para el nuevo capitalismo urbano, donde la venta de unidades regulares de tierra llego a ser equivalente al uso de una moneda comun. «Con la aparicion del capitalis­mo en el siglo XVII —escribe Lewis Mumford— se presento una amenaza para el solar indivi­dual, la manzana, la calle y la avenida, que los trataba como unidadesabstractas para la com- pra y la venta, sin respeto por los usos histori- cos, las condiciones topograficas o las necesi- dades sociales». Esto resultaba especialmente evidente en el Nuevo Mundo, donde se creaban ciudades enteras de un plumazo, dividiendo el espacio urbano en cuadriculas. Pero esta eco- nomia del terreno tambien influyo a Christopher Wren en Londres y luego a los urbanistas fran- ceses,alemanes, suecos y catalanes durante la gran expansion urbana europea del siglo XIX. El Estado se convulsionaba pero la economfa pro- siguio con su trabajo de racionalizacion de la ciudad. Los inversores no querian bajo ningun concepto invertir su dinero en un espacio ambi- guo, henchido de sorpresas, un lugar que invita- se a un cruce de clases, nacio- nalidades o razas de resulta- dos...
tracking img