Esta sociedad solo cultiva el cuerpo y no a la mente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2738 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hay realidades literarias que se deben revertir
Esta sociedad solo cultiva el cuerpo y no a la mente

No vemos a un niño rápido en la lectura de un libro. Los diarios son para esconderlos. La vida del hombre y la mujer es un breve instante en la existencia de un cosmos. La matemática es el lenguaje científico de las ciencias. En un poema no se logra llenar un vacío. En Maracaibo se leenbodrios de autoayuda. En los canales venezolanos no se habla de nuestros escritores. Las revistas literarias digitales son un auxilio. La vida convertida en palabras, palabras que siempre serán indiscretas.

“Se ven estadios llenos por un juego de pelota o por un evento farandulero, pero jamás se ha visto un estadio lleno para un evento literario”, con estas palabras Maria Cristina Solaeche comienza acompartir sus reflexiones sobre el mundo de las letras y la literatura, “no digo que el deporte no sea sano y que no sea cierta hasta cierto punto, la frase , pero que le demos muchísimo más mérito al cuerpo que a la mente y nos desconectemos de aquello más valioso y cierto aún , nos hace ver a un niño rápido con una pelota, pero no vemos a un niño rápido en la lectura de un libro” destacóSolaeche.

María Cristina Solaeche, mujer de cejas anchas, mirada profunda, nariz delicada y lenguaje fluido, nace en Maracaibo, Venezuela en el seno de una familia oriunda de España, sus padres desde pequeña le hicieron no solo retozar con juguetes, sino sentir y vivir desde las letras, la música y la pintura. Su madre cantaba coplas y escribía poemas y su padre leía, escribía y pintaba… pintaba,escribía y leía, toda una ronda mágica que la marcó para que desde muy chica plasmara para ella misma en pedazos de papel sus primeras frases que hoy en día se convirtieron en poesías y ensayos.

“Mi primera infancia fue en el centro de la ciudad, específicamente la calle Vargas, populosa, bullanguera y después en el cerro de Los Padres en Los Haticos. Mis primeros años fueron cautivados por laaventura de la búsqueda de un tesoro en el Hato de Belén, sueño de mi padre. Nunca tuve días cotidianos, así me hice adulta y empecé a escribir para mí misma poemas y diarios personales, comencé a plasmar y esconder los secretos del alma, escritos que no he pensado revelar pues son parte de mi intimidad, los diarios son para esconderlos, puede ser que parte de ellos vaya a los poemas, seguro,bastante de eso va a los poemas, quizás lo que no vaya sean las causas, más si los efectos” refirió María Cristina.

Esta poeta profesora Emérita Titular de la Universidad del Zulia, con sus estudios en Educación y Matemáticas, máster en Educación Superior y en Matemática Pura y con una serie de publicaciones científicas y literarias, logra convivir con la soledad, el miedo, el amor, el silencio, lasausencias, las alegrías, la tristeza, el dolor y toda una ventisca de versos que desde niña revolotearon en su pensar y sentir; escribe, pues con la escritura se sumerge en el torbellino de sus vivencias y las plasma, también escribe porque aborrece que el monstruo del olvido arrase con las memorias, plasmando las voces del recuerdo, intenta detenerlas contra ese violento remolino del abandono, ymás aún, María Cristina escribe para que aquellos que de la escritura disfrutan, para que de alguna manera vivan, sientan, sufran, diserten y disfruten sus sentires e ideas.

Para Solaeche la vida del hombre y la mujer es un breve instante en la existencia de un cosmos que se rige por comportamientos exactos y que atañe estrictamente a las ciencias exactas, de manera que el lenguaje de laciencia como lo es la matemática, es al lenguaje de la escritura como lo es la literatura. Para ella el ser humano no se encuentra en el extremo de una cadena lógica, rígida y estática, sino en una región limitada por excepcionales contornos que el escritor sabe muy bien iluminar y explorar sin desmedro de ninguna ciencia.

“Muchos me preguntan cómo logro reconciliar las matemáticas y el lenguaje....
tracking img