Estudio istorico de aeo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1848 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESTUDIO HISTORICO DE HAGEO

1.- FECHA DEL ESCRITO
Podemos ubicar la escritura de este libro durante los años, en el 521-520 a.C. En el transcurso de este año, y durante cinco meses, tuvo lugar el ministerio inspirado de Hageo.

2.- LUGAR DEL ESCRITO DEL LIBRO
Este libro fue escrito en Jerusalén

3.- OCASIÓN DEL ESCRITO
No cabe duda que las circunstancias que hicieron necesaria laprofecía de Hageo, nos trasladan a los últimos aconte¬cimientos del Antiguo Testamento. Cuando la ruina moral de Israel llega a lo último, Dios declara que ese No es mi pueblo; (Oseas 1: 9). Mucho tiempo después, las diez tribus fueron llevadas a la cautividad, y más tarde la tribu de Judá y Benjamín. El enemigo derriba y destruye Jerusalén y el Templo, ya privado de la gloria de Dios. Desdeentonces, a los ojos de los hombres, ya no hubo casa de Dios sobre la tierra.
Pasados los setenta del caos de la cautividad, anunciados por los profetas (Jeremías 25: 11-12; Dan. 9: 2), llegaron a su fin, Ciro fue suscitado para a la restauración del pueblo. A la llamada del Rey, en el año 536 A.C., un remanente de Judá y Benjamín, en total 49.697 hombres, subieron a Jerusalén, bajo el mando deZorobabel y de Josu, (llamado Jesa en Esdras y Nehemas) para reconstruir la casa de Dios (Esdras 1: 2-3).
Sin embargo, la impetuosa emoción inicial pronto se apaga; en su lugar se propaga entre la gente un profundo desaliento causado en parte por lo precario de los medios de que disponían (1.6) y en parte por la intranquilidad de tener que hacer frente día a día a la actitud hostil de los samaritanos(Esd 4.1–24). Todas estas circunstancias afectaron a las obras de restauración del Templo, hasta el punto de provocar su paralización total (Esd 4.24) mientras que, en contraste, comenzaban a aparecer en la propia Jerusalén hermosas mansiones para uso privado de adinerados miembros de la comunidad (1.4).
La situación así creada, unida a la falta de estabilidad política que reinaba en el imperiopersa desde el año 522 a.C., fulgura el fondo del mensaje que Hageo había de comunicar al pueblo y a las autoridades más relevantes de Jerusalén: a Zorobabel, gobernador de Judá, y a Josué, sumo sacerdote (cf. Esd 5.1–2; 6.14). Teniendo como objetivo la exhortación a reanudar sin demora la reconstrucción del Templo, el cual no podía permanecer más tiempo en estado de ruina, sino que debía serrestaurado para gloria de Dios (1.8). La orden procede de Dios, y no puede ser ignorada sin que de ello se deriven graves perjuicios para todos: la sequía, la pérdida de cosechas y la pobreza, que serán los signos del enojo divino (1.9–11). En cambio, Dios bendecirá y traerá una pronta y definitiva salvación a su pueblo, si con el esfuerzo común el Templo es reconstruido (1.8; 2.6–9; 2.20–23).
Lareacción positiva de Zorobabel y Josué a los requerimientos conjuntos de Hageo y Zacarías (cf. Esd 6.14) despertó el adormecido entusiasmo popular (1.12–14). Las obras se pusieron de nuevo en marcha, sin pérdida de tiempo, y no mucho más tarde fue posible celebrar con grandes manifestaciones de alegría la dedicación del recién restaurado santuario (Esd 6.15–18).

4.- AUTOR, SU IDENTIDAD
Hageo1:1 identifica al autor del Libro de Hageo como el Profeta Hageo. se estima que nació durante los setenta años de esclavitud en Babilonia y que regresó a Jerusalén con Zorobabel.
Este profeta fue contemporáneo de Zacarías. Su nombre significa «mi/s fiesta/s» o «festivo». No sabemos nada más acerca de Hageo. Al considerar Hageo 2:3, muchos han llegado a la conclusión de que este profeta tuvo quehaber visto el templo de Salomón antes de que el mismo fuera destruido en el año 586 a.C. Si esto fue así, entonces Hageo debe de haber tenido más de setenta años cuando escribió este libro.
Es probable que Hageo haya retornado con el primer grupo luego de haber transcurrido los 70 años de cautividad babilónica, aproximadamente en el año 537-536 a.C. El rey Ciro de Persia había firmado un edicto...
tracking img