Eutanasia: el debate continúa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1351 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EUTANASIA: EL DEBATE CONTINÚA

El debate internacional sobre la eutanasia se ha intensificado en las
últimas semanas. La semana pasada, el Tribunal Supremo de Canadá dictó una
sentencia de un mínimo de diez años de cárcel contra Robert Latimer,
condenado por el asesinato de su hija minusválida. Según informaba el
«Canadian Globe and Mail» (19 enero), aunque los jueces alababan ladedicación de Latimer a su hija Tracy, al mismo tiempo consideraron que la
decisión de quitarle la vida fue un grave error.

En su juicio el tribunal dijo que Latimer tenía otras alternativas abiertas
mucho menos irrevocables que su decisión de aplicar gas a su hija con el
fin de evitarle una vida de dolor y desfiguración. «Matar a una persona con
el fin de liberarla del sufrimiento producido por unacondición mental o
física médicamente tratable no es una respuesta proporcionada al daño
representado por el sufrimiento de un tratamiento no dirigido a la vida,
resultante de esta decisión», dijo el tribunal.

No es probable que esta sentencia decida la controversia sobre la eutanasia
en Canadá. Según el National Post (19 enero), los partidarios de la
eutanasia afirmaron que, aunque lasentencia de Latimer puede disuadir a
algunos de quitar la vida a enfermos o minusválidos, no acabará con las
peticiones de un relajamiento de la ley.

Svend Robinson, parlamentario, se propone introducir una moción en la
Cámara de los Comunes este año que pretende una revisión de las medidas del
Código Penal referentes a la eutanasia. Mientras que la «Canadian AIDS
Society», que apoya elsuicidio asistido voluntario, afirma que el Gobierno
debe actuar ya para prevenir que aumenten los casos de eutanasia en la
clandestinidad.

Sin embargo, el «National Post» indicaba que expertos en cuidados
paliativos, y grupos que promueven la equiparación de derechos de las
personas con minusvalías, dijeron que la mayoría de los canadienses que
deciden acabar con sus vidas no habían recibidola oferta de un tratamiento
médico adecuado. Indicaron que la depresión, la soledad y el temor a ser
una carga para la familia están entre las primeras razones por las que las
personas con enfermedades incurables busca la muerte con asistencia médica.

Médico australiano continúa su actividad

Recientemente ha saltado a la actualidad el médico australiano partidario
de la eutanasia, PhilipNitschke. Según el periódico de Melbourne «The Age»
(15 enero), una junta médica de Australia Occidental ha decidido permitir
al controvertido doctor, activista en favor de la eutanasia, practicar la
medicina en el estado.

El doctor Nitschke se hizo famoso porque ayudó a cuatro personas a morir
cuando la eutanasia era legal en el Territorio del Norte. La ley de este
territorio fue anuladaposteriormente por el Parlamento Federal.

El controvertido médico pondrá en marcha clínicas que enseñan a morir en
Australia Occidental tras ganar una batalla de dos años para conseguir el
registro legal en el estado. Ha rechazado las acusaciones de que, en sus
clínicas, anima a la gente a suicidarse, diciendo que proporciona a las
personas los datos suficientes como para que hagan unaelección informada
sobre cómo morir.

Sin embargo, justo una semana después de la aprobación en Australia
Occidental el «Sydney Morning Herald» (23 enero) informaba de que la
policía estaba investigando la muerte de Norma Hall, de 72 años, que murió
en su casa de Sidney mientras recibía tratamiento del doctor Nitschke. La
mujer eligió morir de hambre, tras quedar inválida debido al cáncer. Esla
primera vez que el doctor Nitschke ha sido implicado en una investigación
policial en torno a una muerte.

El doctor Nitschke, que había estado en casa de la señora Hall los días
anteriores a su muerte, declinó ser interrogado por la policía y volvió a
su casa en Darwin. El «Sydney Morning Herald» citaba un reportaje
televisivo, emitido la víspera del día en que la señora Hall había...
tracking img