Evidencia que exige un veredicto

Leyendo un poco sobre este libro tuve el gran interés de redactar un buen ensayo que nos ayudara a tener el conocimiento de nuestro señor y la veracidad de las sagradas escrituras que cada dio sigue y seguirá ganando terreno donde ella misma a través de los tiempo ya es una evidencia de su real veracidad y divinidad
 
ciertamente ya van 20 siglos de que Jesucristo anduvo en la tierra y aun apesar de diferentes pruebas inmutables, muchas de las personas siguen creyendo, sin fundamento ni documentación, que Jesucristo no existió o que no resucito, el cual por medio de la biblia hare un breve ensayo refutando con pruebas dadas por el autor del libro lo contrario.

Josh McDowell comenta: Mi trabajo fue investigar evidencias bibliográficas, históricas y arqueológicas a pesar de los proy los contra, yo por mi parte me había propuesto desacreditar el cristianismo, pues tenía preferencias y prejuicios en contra de Cristo, mas no a favor de Él; pero los resultados demostraron lo contrario de lo que yo estaba esperando comprobar y yo en base a esto tomé una decisión; y no hallé lo que quería encontrar, sino más bien confirmé mediante la investigación lo que deseaba refutar. Todocomenzó cuando todavía era alumno en el “Kellogg College” de Michigan y un grupo de estudiantes cristianos me exhortó a que examinara intelectualmente las afirmaciones del cristianismo. Yo estaba “seguro” (al menos por lo que creía saber) que el cristianismo no valía la pena; pero acepté el “desafío” y puse como primer punto a desacreditar “la resurrección de Cristo”; pero, vaya sorpresa, pues ensu lugar encontré las pruebas de las evidencias más convincentes para la confiabilidad bibliográfica del Nuevo Testamento y la veracidad histórica de la Resurrección. 

A continuación redactare breves reseñas bíblicas que hablan acerca de la credibilidad de la biblia

Escéptico o incrédulo:
(Juan 20. 24 al 29)Joh 20:24 Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuandoJesús vino.
Joh 20:25 Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.
Joh 20:26 Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo:Paz a vosotros.
Joh 20:27 Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.
Joh 20:28 Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!
Joh 20:29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

Uno no puede esperar hallar la verdad y al mismo tiempoestar pre-dispuesto a no aceptarla, por puro gusto personal, por prejuicio o por estar en desacuerdo con ella. Esto es lo que los hombres han hecho al rechazar como verídica la resurrección de Jesucristo, aún antes de comenzar siquiera una diligente investigación histórico-bibliográfica seria. Estas presuposiciones no tienen fundamentos, sino más bien son prejuicios filosóficos paraauto-justificarse llamando “escepticismo” a su incredulidad y dureza de corazón. Bertrand Rusell (quien es uno de los precursores de la metafísica moderna) es un ejemplo de un “ateo inteligente”, al no tomarse siquiera la molestia de mirar el Nuevo Testamento al escribir su ensayo: “Por qué no soy cristiano”... 
...pero entonces... ¿quien es más borreeego? 

Y ya que... a muchos les gusta jugar con la ideade llamar “suicidio intelectual” o “fe ciega” a la fe cristiana, podemos afirmar que: nuestra fe está respaldada en evidencia histórica y arqueológica, por lo tanto es razonable y elocuente; es cierto; pudiéramos decir que tal vez “nuestra fe va mas allá de la razón, pero no va en contra de la razón”. 

Según la carta de Pablo a los Hebreos (11:1) “la fe es la certeza de lo que se espera, la...
tracking img