Factores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3503 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COLEGIO DE BACHILLERES DEL ESTADO DE TLAXCALA
PLANTEL 11 PANOTLA
NOMBRE DE LOS ALUMNOS: Reymundo Lumbreras Muñoz, Diego Aaron Ramos Perez, Emmanuel David Popoca Corona
Daniela Briones Ortega.
NOMBRE DEL PROFESOR: Jorge Octavio Monzoy Antúnez.
Grupo: 502

1.- LA TEORÍA GALILEANA DE LAS MAREAS Y LA HISTORIA
En agosto de 1631, Galileo escribe concierta satisfacción a Diodati, por
entonces en París:
"Tras muchas dificultades, he conseguido editar mis Diálogos, aunque
dada la materia que trato y laforma en que la conduzco, merecería
que se me rogara publicarla por los mismos que han puesto
dificultades f..'} Es cierto que no he conseguido nombrar el flujo y
el reflujo del mar, aunque este sea el tema principal que trato en la
obraf..,} Creo que si fuese titulado el libro del flujo y del reflujo
habría sido más útil..."
Esta carta, entre otras declaraciones del mismo tenor, señala que la teoría
de las mareas es el argumento esencial del Diálogo, según su propio autor. Puesto
que ese lugar central ha sido olvidado, o más bien, ocultado por los autores modernos,
conviene exponer alguna justificación histórica.
En primerlugar, está claro que el desafío histórico es aquí de una importancia
excepcional. Este desafío no es en primer lugar, retrospectivamente, la producción
de una teoría de las mareas; el desafío principal, desde la perspectiva epistemológica moderna, es la búsqueda de una prueba física irrefutable de la realidad
del doble movimiento -diario y anual- de la Tierra exigida por el sistema de
Copérnico(para abreviar el argumento obviaré el papel histórico del problema
del tercer movimiento de la Tierra en este sistema). Se trata, con estos movimientos
de la Tierra, del verdadero talón de Aquiles de la física y del cosmos aristotélicos:
en el siglo XVI sus partidarios conseguían integrar las novedades sin sentirse
realmente perturbados, tales como la corruptibilidad de los cielos -manchassolares, la nova de 1604, incluso las fases de Venus-, pero si el heliocentrismo
llegara a ser demostrado por una prueba física irrefutable arruinaría el edificio
entero sin posibilidad de recuperación.
.

1 No quiero sugerir que la adhesión
de Galileo al sistema copernicano haya podido depender de tal prueba física: en
primer lugar, se basaba evidentemente en su rechazo de la filosofíanatural aristotélica
y escolástica, y en segundo lugar, como la de Copérnico mismo y los copernicanos
de la época, en la coherencia de un conjunto de argumentos cuya fuerza
persuasiva tanto como su carácter no rigurosamente probatorio habían sido reconocidos
desde el siglo XlV.
Para apreciar la fuerza que podía tener en una polémica un argumento construido
sobre una teoría de las mareas, esconveniente saber que el fenómeno de
las mareas era visto por los aristotélicos renacentistas como el único fenómeno
cosmológico al que el Filósofo no había logrado dar ni la sombra de una explicación.
En la encrucijada de los siglos XVI y XVII la explicación teórica de las
mareas representaba un desafío tal para la filosofía natural que el filósofo que lo
consiguiera podría estar seguro deadquirir inmediatamente una notoriedad y autoridad
considerables, y esa puede haber sido la motivación inicial del interés de
Galileo por este fenómeno.
Hacer de la búsqueda de una prueba del doble movimiento
de la Tierra el origen de las investigaciones galileanas sobre las mareas,
para darle mayor conformidad con nuestra jerarquía de problemas epistemológicos,
implicaría, bien mirado, unaintuición previa de que el fenómeno de las mareas
podría constituir tal prueba; no alcanzamos a ver cómo tal intuición podría haber
precedido a toda idea de solución teórica del problema de las mareas.
La solución propuesta por Galileo se basa en la analogía que establece
entre el fenómeno comúnmente observado de las oscilaciones del agua contenida
en un recipiente sometido a fases de...
tracking img