Fe y confianza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (499 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA FE, LA ESPERANZA Y LA CONFIANZA
por Francisco-Manuel Nácher

La fe implica siempre confianza y esperanza. Confianza - elemento pasivo - en que lo creído es cierto, y esperanza - elemento activo- en que se produzcan las consecuencias que se prometen. Sin confianza no hay fe. Sin fe no hay confianza. Y sin ambas, no hay esperanza. ¿Es que son lo mismo la fe y la confianza? ¿Qué es primero?Sin duda, la confianza. ¿Y la confianza de dónde nace? De la experiencia. Bien en lo que ha de ser objeto de la fe, bien en la causa de ese objeto de la fe. Pero siempre hay una base empírica en todafe. La esperanza es ya un elemento posterior, activo, como he dicho. Si yo creo que Fulano es bueno es porque he tenido algún contacto con él o tengo alguna referencia suya o de otro, al cual loasocio, que me merece confianza. Pero es imposible tener fe en alguien sin realizar antes una asociación mental de ese alguien con algún acontecimiento anteriormente vivido, que nos dé pie para creer - yluego esperar - en su bondad. Si yo creo en Dios es porque he llegado a la conclusión de que debe existir un ser que haya creado todo lo existente. Si creo en lo que la iglesia me dice sobre Dios, esporque la iglesia me ha merecido confianza antes y, por tanto, la considero digna de que yo crea lo ella que me dice. La prueba está en que, cuando la iglesia hace algo que va en contra de lo que a míme parece correcto, - la Inquisición, por ejemplo - pierdo la confianza y entonces dejo de creer lo que me dice y, por tanto, dejo de creer en Dios, tal y como me lo expone, y de esperar el cielo otemer el infierno de que ella me habla, porque no son coherentes el Dios que predica y la conducta que, en su nombre, desarrolla. Yo seguiré creyendo en un Ser Creador, pero en base a mi propiaexperiencia, a mis propias conclusiones y no a elucubraciones que no me merezcan confianza suficiente para ello. Y, consecuentemente, no esperaré, tras la muerte, ni ese cielo ni ese infierno eternos,...
tracking img