Federalismo y descentralización

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1442 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Federalismo y descentralización: Luces y sombras.

Por: Francisco Cardoza Velasco

"En este mundo hay sólo dos tragedias: una es no obtener lo que se quiere; la otra es obtenerlo."

-Oscar Wilde

De las muchas y variadas cosas que me enseñaron en la escuela primaria, hace no pocos abriles, pocas recuerdo tan bien como aquello que con voz ronca y de la manera mas solemne nos decía laprofesora Concha Carballo: “México es una república democrática, representativa y federal”. En esa época ni siquiera se me hubiera ocurrido discutirlo, empezando por que ni siquiera entendía bien que significaba todo eso que junto con el culto a los héroes, las gestas heroicas, y el nacionalismo exacerbado se nos enseñaba de manera dogmática.

Con el tiempo llegué a enterarme de que los héroes no loeran tanto, que en muchas de las emocionantes narraciones de gestas heroicas le habían echado algo de “crema a los tacos”, que el nacionalismo se entiende como mejor convenga, que la democracia aún no había nacido, y que la representatividad era en aquellos años (late 70’s-early 80’s) una comedia ridícula. En sentido estricto se podía decir que México si era una república, pues era gobernada porun presidente, pero por un presidente con facultades y prerrogativas que un monarca europeo ni siquiera hubiera soñado. Pero eso de que un país donde el “Señor Presidente” designaba a su libre arbitrio incluso a los alcaldes de los mas modestos municipios de la geografía nacional era una república federal era una verdadera vacilada.

Vientos de cambio soplaron durante los años de mi juventud.Aquella monarquía sexenal, monopartidista y centralista disfrazada de “república democrática, representativa y federal”, tuvo que modificar sus esquemas a tal grado que los mexicanos pudimos decir adiós al siglo XX con un Congreso de la Unión donde la suma de los diputados de oposición eran mayoría (1997), y pudimos dar la bienvenida al siglo XXI con algo que en otros tiempos hubiera sido impensable:Un Presidente de la República de un partido distinto al PRI (2000). El pueblo festejó jubiloso el 2 de Julio del año 2000. Tantos sacrificios, durante tantos años. Muertes, encarcelamientos, exilios y represión soportados estoicamente. La brega de una eternidad. El sueño democrático se materializaba en la persona de Vicente Fox.

Sin embargo, como ocurre siempre cuando soñamos, en el momentomás emocionante sonó el despertador y nos encontramos con una realidad distinta a lo que habíamos soñado. En esta nueva realidad nos encontramos con que la corrupción no es monopolio de los priístas, que la representatividad nos produce parálisis, que la retórica electorera se la lleva el viento mucho antes de llegar a los seis años. Eso sí, en esta nueva realidad nos hemos encontrado con que elpresidente no gobierna de manera omnímoda y que en ocasiones ni siquiera gobierna. Algo pasó en el camino al cielo. Algo terrible ocurrió que a menos de seis años de haber logrado la alternancia, el ambiente empieza a oler a nostalgia…, a nostalgia por el pasado autoritario al cual habíamos jurado no volver.

Ocurrió que soñabamos con el País de las Maravillas y, ¿que creen? despertamos en México.Despertamos en un México donde durante años se nos educó para creer que vivíamos en una “República democrática, representativa y federal” donde, como en las películas de vaqueros y los cuentos de hadas, los buenos son MUY buenos y los malos son MUY malos. La realidad no funciona de esa manera. Nadie es completamente blanco, ni completamente negro. La realidad esta compuesta de luces y de sombras, yMéxico es hoy en día indudablemente un país mas republicano, mas demócrata, mucho mas representativo y mas federal, con todo y los riesgos que eso implica.

En una entrega anterior[1] decíamos que la democracia es el sistema de gobierno mas justo, lo cual no significa que sea perfecta. Prueba de ello es que con mucha frecuencia elegimos a pésimos gobernantes sin que se nos obligue a ello. La...
tracking img