Fgdgfdfg

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 60 (14871 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El hombre del bicentenario

Las tres leyes de la robótica 1) Un robot no puede dañar a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano resulte dañado. 2) Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos excepto cuando tales órdenes entren en conflicto con la Primera Ley. 3) Un robot debe proteger su propia existencia hasta donde esta protección no entre en conflicto conla Primera o la Segunda Ley. 1 —Gracias— dijo Andrew Martin, y aceptó el asiento que le ofrecían. No tenía el aspecto de alguien obligado a emplear su último recurso, pero tal era la situación a la que la habían empujado. De hecho, no tenía aspecto de nada, pus su rostro expresaba un uniforme vacío, a excepción de la tristeza que uno imaginaba percibir en sus ojos. Tenía el cabello liso, castañoclaro, más bien fino, y carecía de vello facial. Se le veía bien afeitado. Su vestimenta era claramente pasada de moda, pero era pulcra y en ella predominaba un aterciopelado color rojo púrpura. Frente a él, al otro lado de la mesa, tenía al cirujano, y la placa que anunciaba su nombre sobre la mesa llevaba inscrita toda una serie de letras y números de identificación a los Andrew no prestóatención. Bastaría llamarle doctor. —¿Cuándo podrá efectuarse la operación, doctor?— preguntó. El cirujano dijo suavemente, con ese timbre indefinido e inalienable de respeto que siempre empleaban para dirigirse a un ser humano: —No creo haber comprendido muy bien, señor, cómo o sobre quién podría realizarse una operación de ese tipo. El rostro del cirujano podría haber presentado un aire de respetuosaintransigencia, si un robot de su clase, de acero inoxidable ligeramente aleado de bronce, pudiera haber adoptado semejante expresión, o cualquier otra. Andrew Martin examinó la mano derecha del robot, la mano del bisturí, posada sobre la mesa y en absoluto reposo. Los dedos eran largos y en forma de curvas metálicas artísticamente arqueadas, tan graciosos y apropiados que no costaba imaginar unbisturí acoplado a ellos, integrándose, temporalmente, en una sola unidad con los dedos. Realizaría un trabajo sin vacilación, sin tropiezos, sin temblores, sin errores. Desde luego, eso sería posible gracias a la especialización, una especialización tan terriblemente deseada por la humanidad que ya quedaban pocos robots con una estructura cerebral independiente. Un cirujano, naturalmente, debíatenerla. Y ése, aunque provisto de cerebro, poseía unas capacidades tan limitadas que no había reconocido a Andrew, quien probablemente no debía de haber oído hablar nunca de él. —¿No se le ha ocurrido pensar nunca que le gustaría ser un hombre?— preguntó Andrew. El cirujano titubeó un instante como si la pregunta no tuviera cabida en los circuitos positrónicos que le habían sido asignados. —Pero yosoy un robot, señor.

—¿No sería mejor ser un hombre? —Lo mejor sería ser mejor cirujano, señor. No podría serlo siendo un hombre, sólo lo conseguiría siendo un robot más perfeccionado. Me gustaría ser un robot más perfeccionado. —¿No le molesta que yo pueda darle órdenes? ¿Qué pueda obligarle a levantarse, a sentarse, a moverse a la derecha o la izquierda, con sólo indicárselo? —Me complacecomplacerle, señor. Si sus órdenes pudieran interferirse con mi funcionamiento con respecto a usted o a cualquier otro ser humano, no le obedecería. La Primera Ley, referente a mi deber de velar por la seguridad humana, tendría prioridad sobre la Segunda Ley, referente a la obediencia. Por lo demás, me complace obedecer… Pero, ¿a quién debo realizar esta operación? —A mi—dijo Andrew. —Pero eso esimposible. Es una operación claramente perjudicial. —Eso no tiene importancia— dijo Andrew con serenidad. —No debo causarle ningún daño— dijo el cirujano. —No debe causárselo a un ser humano –dijo Andrew—, pero yo también soy un robot.

2 Andrew se había parecido mucho más a un robot cuando acabaron de …fabricarlo. Entonces tenía tanto aspecto de robot como cualquier otro jamás construido, y su...
tracking img