Franquismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1291 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ACTIVIDAD 1:
Reflexionando sobre el fenómeno de la recuperación de la memoria histórica considero manifiestamente mejorable la ley propuesta por el gobierno, que no se debe olvidar que las víctimas del franquismo fueron las del treinta y seis pero también las de los años finales de la dictadura. Creo, además, que se debe tener un apoyo mayor a los archivos, sin los cuáles no se podría escribirla historia.
En cuanto a la situación de Galicia, primera comunidad en declarar dos mil seis como Año de la Memoria, considero y reflexiono sobre los usos públicos de la memoria y de las manipulaciones a las que se ve sometida.
De la Guerra Civil no puedo hablar como si lo hubiese vivido, pero sí por información adquirida de mis fuentes, y podría apuntar bajo mi punto de vista que Franco fuedemasiado dictador. Nuestros responsables políticos deberían reflexionar sobre la eficacia de la gestión de la memoria que desarrollan los poderes públicos porque, a pesar de lo que se ha dicho en los debates sobre la llamada ley de la memoria, que el Estado no debe inmiscuirse en esos temas, el Estado lleva décadas ayudando a construir la memoria de la ciudadanía y decidiendo qué historia se estudiaen las aulas.
Si más de treinta años después de la muerte de Franco un sector de la población sigue haciendo tibios juicios sobre la dictadura, en contra de lo que dice la historiografía más solvente, algo habrá fallado en las políticas de la memoria de la democracia y en su sistema escolar, que es donde, teóricamente, nuestra involuntaria protagonista ha aprendido lo poco que sabe de historia.Ante tantas aseveraciones, el presidente del Consejo de Ministros se indignaba en su último discurso de dos mil seis porque sus posiciones ante la ley de la memoria histórica le estaban valiendo acusaciones de radicalidad. Utilizaba como argumento de autoridad para respaldar sus palabras, las de su antecesor en el cargo, Felipe González, quien en esas mismas fechas también incluía eso de lamemoria histórica entre los elementos utilizados por el PP para atizar la crispación política. González añadía que aguantó en silencio las beatificaciones de mártires de la Guerra Civil de un solo bando.
Las limitaciones que ponían las leyes estatales hicieron que muchos de los antifranquistas que sufrieron cárcel en los años sesenta y setenta no pudieran solicitar las reparaciones ofrecidas.
Lamemoria histórica, guste o no guste es una denominación que ha tenido éxito.
Se trata, cómo no, de problemas que tienen una vertiente académica, pero también una dimensión social. El Parlamento debe hacerse eco de ellos. Sin embargo, creo que la memoria histórica no debe ser utilizada como arma arrojadiza en la confrontación política. Puede que resulte ingenuo decirlo pero este problema merece, comoprueba de normalidad y salud democrática, una solución unánime. De lo contrario sustituiríamos el olvido por la represión y nos condenaríamos al retorno de lo reprimido como síntoma. El síntoma de una sociedad que no habría tenido el coraje de tratar adecuadamente sus experiencias traumáticas.
Recuperar la memoria histórica es importante para que nuestra juventud conozca nuestro pasado, de maneraque la deseada reconciliación no se base en el olvido de lo que ocurrió durante la dictadura (con la enorme injusticia que el olvido supone para los que lucharon por la libertad y la democracia), sino en el reconocimiento de las injusticias realizadas y en la corrección de las deficiencias heredadas del régimen anterior. Suscribir esta afirmación no debiera ser difícil. Hacerla realidad lo esmás.

Asturias es una de las pocas Comunidades Autónomas que ha dado pasos en la aplicación de la ley de la Memoria Histórica.
La fosa común de San Miguel de la Barreda, en Siero, se convirtió en la primera adquirida por una comunidad autónoma. El Principado compró los terrenos donde, según los datos recabados, dieciocho personas fueron enterradas.

La de San Miguel de la Barreda es una de...
tracking img