Genesis del positivismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8687 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 31 de agosto de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Moulines, C.U. (1979). La génesis del positivismo en su contexto científico. Cuadernos Críticos de Geografía Humana, 19. Recuperado el 24 de febrero de 2009 en: http://www.ub.es/geocrit/geo19.htm

LA GENESIS DEL POSITIVISMO EN SU CONTEXTO CIENTIFICO
Carlos-Ulises Moulines

En la literatura filosófica actual de todos los matices y en todas las latitudes es muy frecuente el uso del epíteto«positivista» para referirse, generalmente en tono negativo, a veces incluso muy apasionado, a filósofos o corrientes que, por alguna razón u otra, no le son simpáticos al autor que usa el epíteto en cuestión. Se da por supuesto que todo el mundo sabe cuáles son las características del positivismo. Sin embargo, es difícil admitir la validez de este supuesto, dada la variedad de usos contradictoriosdel término «positivismo» en la literatura. En realidad, nadie ha emprendido una verdadera clarificación de la naturaleza del positivismo, a pesar de su (supuesta) difusión en el mundo filosófico actual.
Cierto que existen algunas «definiciones» del positivismo por parte de algunos de sus detractores. Pero, prescindiendo de la dudosa objetividad en tales determi. naciones, el problema es queellas no contribuyen en gran cosa a una comprensión de la naturaleza de la concepción positivista; ello se debe a que el positivismo no col}siste en un conjunto de tesis establecidas por escrito en algún sitio, sino más bien en una determinada actitud que ha evolucionado mucho en el tiempo.
Las corrientes realmente significativas en la historia del pensamiento no pue den «definirse» asignándoles unpar de rasgos globales. Con ello lo único que se consigue es un cliché, apto a lo sumo para manuales de divulgación. Lo que debe intentarse es determinar la peculiar evolución histórica de la corriente «corriente» entendida aquí en un sentido cuasi-literal), analizando todas las fases por las que atraviesa y las modificaciones que sufre. Sólo así puede comprenderse algo de sus característicaspeculiares. Esto es válido en general, pero en especial lo es para el positivismo, pues éste consiste más en un actitud que en un sistema.
Dar un primer paso en semejante intento de determinación «hidrográfica», podríamos decir, de la corriente positivista de los siglos XVIII y XIX es lo que se pretende en este artículo.
Por otro lado, aquí nos limitaremos a un aspecto del positivismo que, si bienesencial, ciertamente no es la única componente del mismo: sus relaciones con la investigación de fundamentos en las ciencias empíricas. Una adecuada compren sión de esta componente es sin duda decisiva con respecto a las formas más modernas de positivismo, por ejemplo, la del Círculo de Viena, que se han autoconsiderado fundamentalmente como filosofías de la ciencia. Intentaremos aquí trazar lahistoria de esta ccmponente y mostrar, entre otras cosas, que los orígenes históricos de la filosofía positivista de la ciencia deben buscarse no en el supuesto fundador del positivismo como sistema filosófico, Auguste Comte, sino en los trabajos de investigación de fundamentos de las ciencias empíricas (especialmente de la mecánica) emprendidos antes y sobre todo después de Comte. Puedendistinguirse por lo menos tres grandes fases en la evolución histórica del positivismo anterior al Círculo de Viena; un “protopositivismo» o positivismo germinal anterior a Comte, ubicado en Francia desde mediados del siglo XVIII, hasta la era napoleónica; el positivismo clásico de Comte y sus discípulos, con el que está estrechamente conectado el inductivismo de John Stuart Mill y de la mayoría demetodólogos británicos de la era victoriana; y finalmente el positivismo crítico alemán del último tercio del siglo XIX, predecesor del positivismo lógico del Círculo de Viena.
A cada una de estas tres grandes fases del positivismo van asociadas manifestaciones secundarias o corrientes «laterales», por ejemplo la de los «ideólogos» de la Francia revolucionaria, el evolucionismo positivista de Spencer...
tracking img