Grecia o las invenciones del espejo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1876 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
GRECIA O LAS INVENCIONES DEL ESPEJO

Publicado por revista La Tempestad, # 47, “La permanencia de lo clásico”, marzo-abril, 2006.

Por Mónica Salcido

Aunque atrapada muchas veces en un juego lingüístico que la encierra en el espacio de la permanencia, la verdad es siempre reciente, recreada y reinventada. Así también el pasado: expresión de lo irremediable, de lo que no puede cambiarse,está sometido de igual modo a la movilidad de la memoria, instancia ordenadora y jerarquizante de los significados. Pensar el acercamiento al pasado como expresión del deseo de salvarlo del olvido, aunada a su vez a la necesidad de la Verdad, en tanto que la obra histórica busca decir “cómo realmente sucedieron los hechos”, implica aceptar su pertenencia al terreno de lo ambiguo y lo transitorioy dejar al sueño de la “objetividad” esfumarse ante la idea de que toda representación de la realidad implica una visión, es decir, una codificación de acontecimientos a partir de motivos específicos, de tácticas y prefiguraciones. En esta alteridad, un mismo hecho se presenta siempre bajo aspectos distintos. Con esto quiero decir que el pasado no es inamovible, sino que elegimos entreaquello que nuestra propia época considera lo mejor, lo digno de ser atesorado por la memoria, porque en ello nos vemos y nos reflejamos, o más aun, porque aquello que hemos escogido recordar nos confronta con lo que somos y nos señala el camino para llegar a ser lo que queremos. La Antigüedad clásica como objeto de estudio o pretexto para la creación, es siempre una nebulosa respecto de la cual nuncase llega a una verdad definitiva sino sólo a un despliegue de voces, cada una de las cuales se percibe a sí misma como diáfana y despejada, ocupando, con su propia estrategia interpretativa, su lugar en el ramillete de narraciones posibles.
Según el relato más tradicional que Occidente ha hecho de sí mismo, lo que el mundo moderno le debe a Roma y a Grecia es mucho, pues la mayor parte desus actividades intelectuales y espirituales proceden del espíritu de increíble singularidad que nació en la Antigüedad. Muchas otras influencias contribuyeron a dar forma a la cultura occidental pero para ella la diacronía Grecia-Roma-Europa (que por otra parte puede ser sólo una invención de la ideología eurocentrista del romanticismo alemán) fue y sigue siendo, la más poderosa y rica. Elpasado grecorromano nunca ha muerto: se cree fielmente en una línea de continuidad que une el espíritu de los pensadores y los artistas a lo largo de la historia y que, indudablemente, da cohesión y unidad a sus más grandes aspiraciones. Aunque la grandeza helénica ha llegado hasta nosotros en vestigios conservados por el azar, el logro del genio griego es un hecho universalmente reconocido: como unsueño de salud y belleza, es una mitología en la que el hombre moderno ha buscado su esencia más propia, partiendo de la idea de que el hombre griego es la más excelsa manifestación de lo humano y, por ello, estandarte de toda verdadera educación, es decir, de la paideia como formación de un alto tipo de hombre. El “milagro griego”, prototipo de autoperfección y de elevación cultural, de untipo de belleza cuyos efectos se supone deben durar eternamente, es una idealización nostálgica por un “comienzo” que no es sólo temporal, sino que es origen o fuente espiritual al que siempre hay que volver para hallar una orientación.
Retornamos a la Antigüedad clásica constantemente, pero esta renovación de su influencia no le confiere una autoridad inmutable e independiente del espíritu decada época que a ella se acerca. El clasicismo como tal, cuya premisa es Grecia como condición más sana, está sometido al juego de la memoria: lo ejemplar y digno de imitación del mundo helénico se modifica según las distintas fases del devenir humano y sus motivaciones, en un esfuerzo reiterado de interpretación que da sentido a la historia y sustancia al propio presente. Aunque la constante...
tracking img