Gustavo adolfo bécquer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1037 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Gustavo Adolfo Bécquer, autor de esta obra, nació en Sevilla en 1836, hijo de un célebre pintor, protegido de un duque, parecía destinado a gozar en una vida fácil que nunca conoció.
Cuando tenía tan sólo cinco años de edad, muere su padre, dejándolo al cuidado de un tío, con su hermano Valerio, que sería pintor como el padre, con quien recorrerá luego gran cantidad de ciudades españolas. Deesos viajes surgirían, más tarde, su Historia de los templos de España y sus famosas leyendas, ambientadas en las diversas tradiciones regionales.
Mientras trabaja en el periódico "El Contemporáneo" publica sus Cartas desde mi Celda, escritas en un monasterio donde repone su delicada salud física y emocional, pues una tuberculosis le había significando el rompimiento definitivo con Julia Espín, dela cual estaba tan enamorado como puede imaginárselo el lector en sus rimas dedicadas a ella.
Convaleciente aún de esa desilusión, contrae matrimonio con Casta Esteban Navarro (“Tu aliento es el aliento de las flores”, dice su poema A Casta, la rima XLVI). Pero el remedio no resulta, las disputas matrimoniales van en aumento, hasta que ella lo abandona, para volver sólo unos meses antes de lamuerte del poeta. Esta ocurre en Madrid el 22 de Diciembre de 1870, cuando preparaba la edición de las obras completas.
Treinta y cuatro años de vida le bastaron para dar inmortalidad a un apellido tomado de un abuelo, en reemplazo de los de su padre y madre que eran Domínguez Bastida. El dolor y el placer, la esperanza y el desengaño, el sueño y la pesadilla, lo normal y lo increíble se dan la manoen la obra de las rimas que en estas páginas para el conocimiento de los jóvenes y la añoranza de los mayores.
Con la promesa del autor de que “mientras haya un misterio para el hombre, habrá poesía”. Y la seguridad de que mientras haya poesía, se leerá a Gustavo Adolfo Bécquer.
Bécquer escribió muy poco y todo ello lo escribió con brevedad, tanto en verso como en prosa. Los versos son pocos,los relatos escuetos, pero la sencillez del estilo recubre la complejidad del contenido. Las rimas de Bécquer pertenecen a la poesía romántica del siglo XIX, más concretamente a la poesía pos-romántica, caracterizada por ser algo que brota espontáneo del corazón, en tanto que la literatura es la técnica que permite traducir la poesía a palabras escritas.
Además donde hay adorno quiebra lasinceridad. El estilo recargado es siempre sospechoso de artificiosidad, de manipulación deliberada. No hay lugar para la retórica. Las palabras sobran si sólo sirven para ocultar el mensaje bajo unos resplandores que pueden cegar en lugar de revelar. Su tarea es expresar con sencillez e intensidad toda la fantasía religiosa. De ahí las interjecciones, las exclamaciones, las preguntas, los diálogos quesalpican las Rimas: es la intensidad del misterio brevísimamente apuntado.
La escritura de Bécquer es impresionista como la misma realidad que nos transmite: fugaz, efímera, cambiante. La realidad es un mundo lleno de vivencias tenues, de instantes tan intensos como fugitivos arrastrados por el paso fatal del tiempo. Todo lleva, pues, a vivir la vida como una irrealidad neblinosa donde se pierdenlos contornos de la experiencia. Así, el amor es, en el mejor de los casos fulgor, relámpago emocional pero casi siempre desengaño, frustración.
Hay otro recurso que refuerza la pretensión de Bécquer y es precisamente la renuncia a la objetividad. Él no pretende aparentemente describirnos un universo, ni siquiera el suyo. Tan sólo nos reconoce que pretende describirlo tal y como él lo ve. Essubjetivo y lo dice; por tanto nosotros le creemos porque nos transmite sinceridad y de ese modo nos lleva hacia su causa. Finalmente consigue que veamos el mundo a través de sus ojos y, a pesar de que nos advierte de la estratagema, terminamos viendo el mundo con ese prisma, arrastrados por su sinceridad. Esa es también la trampa de la poesía moderna, el gran descubrimiento becqueriano, el mundo...
tracking img