Historia de la sexualidad en méxico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3337 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE LA SEXUALIDAD EN MEXICO
José Luis Trueba Lara

Prólogo
Los cuerpos ardientes son prisioneros de las palabras, no pueden huir de las normas y la vigilancia que estrangulan los anhelos de los amantes. La sexualidad occidental es cautiva en una antigua cárcel. La sexualidad va más allá de los cuerpos, se ha edificado durante un dilatadísimo periodo que se inicia en la antigüedadClásica y se prolonga hasta nuestros días.
Se aclaran los siguientes tres puntos que aclaran los propósitos de este ensayo:
Se explora la historia de la sexualidad (se explora toda la ciudad de discursos, símbolos, concepciones e ideas y el historiador está obligado a elegir una).
Recuperar algunos símbolos, concepciones e ideas.
Este ensayo no está dirigido a los especialistas.
Capítulo 1
Lamirada, el Diablo y el cuerpo
Los recién desembarcados comenzaron inmediatamente a mirar al Diablo. Nueva España era en su apariencia lejana al Paraíso que ellos habían esperado y sus pobladores estaban más cerca de la innombrable beatitud del cielo: los ritos de sangre y muerte que llegaban a su clímax.
La existencia del Maligno no podía ser cuestionada, no se dudaba en afirmar que el Diablo ylos demonios eran adorados por quienes aún no se incorporaban a la verdadera fe y el recto camino que conducía la Gloria Eterna.
Las palabras de fray Andrés de Olmos eran claras y precisas en cuanto a los fines que perseguía el Maligno de seducir a los hombres hacerles daño y turbarles. En cuanto a las palabras que Bartolomé de las Casas escribiría se trataban de un sueño no soñado, no formabanparte de la primera mirada hacia los naturales ya que nos decía que todas estas gentes Dios las había creado sin maldades ni dobleces, obedientísimas y fidelísimas, son las más humildes y pacientes, sin rencores, sin odios y sin deseos de venganzas.
Los sacerdotes católicos afirmaban que ellos no llegaron a Nueva España para satisfacer su sed de oro ni para otro objeto que el de materializar lagran evangelización, el milenarismo y el sueño de martirio.
Los franciscanos cumplían entonces con el papel de nuevos apóstoles recibidos por Cortés quien a su vez era el nuevo Moisés que había entregado un gran de almas para ser evangelizadas (dirigirlos a algo equivalente como su tierra prometida).
La mirada endemoniada
Se comprendía al mundo como un espacio donde dos fuerzas antagónicasactuaban (el Bien y el Mal). Se trata de un tensión esencial que siempre existe.
Gregorio Magno dictas que el cuerpo es “la abominable vestimenta del alma” y que los sentidos mostraban el camino más seguro hacia la perdición. Sin embargo Jacques Le Goff señala que los sentidos no son tan peligrosos permiten disfrutar la gloria celestial.
Debido a esa tensión se dieron dos miradas hacia los naturalescasi contradictorias: una el mal absoluto e insalvable y una ruta para la salvación en la que tras la apariencia demoniaca se escondía la luz.
Surge un sentimiento de culpa para los indios que consistía en que cuando éstos conocían la fe católica se hacían responsables de sus acciones, dejando en un acto de libre elección abandonar sus antiguas costumbres.
Una sexualidad desenfrenada, que alparecer, estaba dominada por Satán
Para la mayoría de los sacerdotes del siglo XVI estaba claro que un pequeño paso en falso bastaba para perderse por completo. A partir de la lista de los siete pecados capitales (lujuria, envidia, gula, avaricia, pereza, ira y soberbia) si algún hombre llegaba a cometer un pecado capital, no había posibilidad de escapar. Por ello la lujuria, es el más relevante yaque los húmedos placeres siempre tentaban a los naturales y caían en las garras del que no tiene sombra.
La lujuria es un pecado capital
El alma es un carro tirado por dos caballos y guiado por un solo auriga: un caballo es amante del honor y el respeto y otro es una bestia negra desenfrenada y fanfarrona. No se comprende la lujuria simplemente como un sujeto entregado a los placeres, si no...
tracking img