Historia del uso de la fuerza en las relaciones internacionales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 73 (18162 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO 1. ESBOZO HISTÓRICO DEL USO DE LA FUERZA EN LAS RELACIONES INTERNACIONALES

El diálogo que mantienen los generales atenienses Cleomedes y Tisias con los magistrados de la isla-Estado de Melos es uno de los puntos culminantes de la Historia de Tucídides y constituye el cenit de su realismo. Melos era una colonia de Esparta y sus habitantes no querían someterse a Atenas, como las demásislas, sino que, al principio, permanecían neutrales; pero después, forzados por loa atenienses que arrasaron sus tierras, entraron en guerra abierta. Nos encontramos aquí ante la clásica justificación de la agresión, ya que cometer una agresión es simplemente forzar a la gente a iniciar la guerra.
Es importante tener en claro cómo es el "escenario" de las relaciones mundiales. Cómo se dan lasrelaciones entre los actores y en qué áreas fundamentales. Si existe o no alguna continuidad, a lo largo del tiempo, en lo que hace a relaciones, aunque el orden cambie. Qué factores intervienen para que haya estabilidad y para que haya cambio; etc..
En la obra de Tucídides, sólo en el caso de los espartanos se muestra claramente, aunque de todos los pueblos del mundo se pueda decir, sinfaltar a la verdad, que consideran honroso lo que les gusta y justo lo que les conviene. O como Hobbes explica más tarde, los nombres de las virtudes y los vicios son de significado incierto.
La realidad moral de la guerra presenta dos vertientes. Sucede que la guerra siempre es juzgada dos veces, la primera en relación con las razones que tienen los Estados para entrar en combate, la segunda enfunción de los medios con que llevan a cabo su designio. El primer juicio posee carácter adjetivo: decimos que la guerra es justa o injusta. El segundo es adverbial: decimos que la guerra se ha desarrollado justa o injustamente.
Para comenzar, la comunidad mundial tiene características de ordenamiento y de "gobierno" distintas a las del Estado, ya que lo que prevalece en este último caso es la"centralización" y la capacidad "suprema" -de manera consensual o coercitiva- de establecer reglas. En cambio a nivel mundial, la regla es la defensa soberana. Los Estados no admiten -o tienden a no admitir- la imposición de reglas por órganos supraestatales. Sólo tienden a acordar entre ellos o a pugnar por imponer y/o por no ser impuestos; todo desde una concepción y posición de defensa soberana;aún en los casos en que la soberanía es más un espejismo o una ilusión que una realidad.
De esta manera, la tendencia es a la anarquía -cada cual defiende su postura soberana- más que a la organización; y al no haber órganos supraestatales que tengan el monopolio legítimo de la coerción -como los gobiernos al interior de los Estados-, los Estados más poderosos son los que, en última instancia,logran la "legitimidad" de gobernar al sistema.
Actualmente, y desde hace un tiempo, este proceso se ha vuelto complejo, toda vez que se ha "transnacionalizado". Resulta muy difícil seguir la regla de la "defensa soberana" desde el momento en que los actores transnacionales operan desde el interior del Estado, generándole reglas, aún a los más poderosos.
Las fuerzas armadas, en el contextomilitar, están vinculadas con la "amenaza", la "disuasión" y la "guerra". En todos los casos, con el objeto de influir en la conducta del oponente, o para alterar o preservar el status quo.

Las fuerzas armadas de por sí, no son sinónimo de poder militar. Ellas son un elemento para alcanzarlo. Son el medio para alcanzar tal poder en una situación particular en el que su empleo o amenaza de empleo,resulta en coerción o en la defensa o modificación del status quo. Según Klaus Knor, muchas variables intervienen en todo intento por alcanzar poder efectivo.

Hay un camino adicional en el cual las fuerzas armadas, o la fuerza militar de una Nación puede producir poder. Cuando el Estado "A" no escoge o aún considera una política que, su temor, podría derivar en la respuesta militar por...
tracking img