Historia siglo xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1465 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL AZTECA
Su ilustrísima está adornando con ricos atavíos seguro de su cospicua excelencia y yo, solamente soy yo. Mire su ilustrísima a sus escribanos en nuestro idioma se les llama “Los Conocedores de la palabra”. Yo también fui escribano y bien me acuerdo de lo difícil que era de transmitir a papel fibra o de cuero de venado o de corteza de árbol, los esqueletos de las fechas y sucesoshistóricos y eso con poca presión. Entre nosotros los indios y ustedes los hombres blancos, entre nuestra ignorancia y sus conocimientos, entre nuestros tiempos pasados y un nuevo día. En nuestra escritura pintada los propios colores hablaban, cantaban o lloraban, los colores eran necesarios. Los indios son criaturas miserables en los cuales apenas se puede encontrar vestigios de humildad, que nisiquiera tienen un lenguaje escrito comprensible, que nunca han tenido leyes escritas sino solamente costumbres y tradiciones.
La comadrona me dio por nombre Siete Flor, este nombre del día de nacimiento sería mío hasta haber pasado los peligros de la infancia. Has venido a sufrir y a preservar. Nosotros llamábamos Cem. Anahuac que quiere decir único mundo. La parte más poblada de todo el único mundoes esa depresión en forma de cuenca que está en la meseta y que actualmente ustedes lo llaman el Valle de México.
Ahí están los lagos que hacen de esta área un lugar muy atractivo para la vida humana permítame regresar de lo místico a lo físico y hablare de cosas demostradas por los cinco sentidos.
Mi padre Tepetzalan era un maestro cantero, también habían muchos escultores trabajando en lascanteras. Estos artistas escogían los bloques de piedra caliza de la más fina calidad.
Tenochtitlán pretendiendo ser la primera Ciudad Mexica, Moquihuix tuvo el descaro de construir la pirámide- templo más alta de todas de las que había en los cuatro distritos de Tenochtitlán. Tenochtitlán “Ciudad de Luces”.
Mi padre y yo visitamos Tlatelolco el quinto distrito de Tenochtitlán y un lugar depende dela Ciudad, un cono de nieve costaba veinte semillas de cacao; este era el jornal promedio de un día de trabajo de cualquier obrero en la Nación Mexica. La piedra del sol es inmensa, más de dos veces la estatua de los hombre y terriblemente pesada, el peso de trescientos veinte hombres juntos.
En mi mente juguetee anhelante con la posibilidad de llegar a ser alguna clase de trabajador viajero;esto me podría llevar eventualmente hacia el sur, hacia la lejana Tierra de los mayas, pues había oído que los físicos mayas conocían remedios milagrosos.
Nosotros en estas tierras al igual que ustedes los hombres blancos vivíamos bajo un calendario anual basado en la Travesía del Sol en el Cielo. Así nuestro año solar como el de ustedes consistía en trescientos setenta y cinco días y utilizábamoseste calendario para nuestras actividades ordinarias: para saber cuándo sembrar determinadas semillas, cuándo esperar la temporada de lluvias y demás.
Dividimos el año solar en dieciocho meses de veinte días cada uno, además de los nemontemtin...
Los > los días vacios, los cinco días que se necesitaba para completar los trescientos sesenta y cinco días del año.
Teníamos otro calendarioalternativo que no giraba en torno a las excursiones diurnas del sol, sino que estaba basado en la aparición nocturna, de la estrella brillante a quien le deben como nombre Quetzalcóatl.
La muerte de Tzitzi no tiene que caer sólo sobre la cabeza de pactil. Estoy prepactil, yo estuve comprometido y vosotros también. Estoy preparando con mi propia vida si es mi Tonali.
Estábamos de aguas, los días quepasábamos familiarizando con armas y practicando los diferentes ejercicios y maniobras que esperábamos utilizar en el campo de batalla nuestros mantos parecían pesos muertos de lo mojado que estaban. Los dos primeros días marchamos hacia el este así que nada más tuvimos que escalar y cruzar las más pequeñas cimas de la Sierra de los volcanes Tlaloctepetl, Ixtacihuatl y Popocatepetl.
No íbamos...
tracking img