Hola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2884 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DIALOGOS DE PLATÓN. APOLOGÍA DE SÓCRATES
De las muchas mentiras que han urdido, una me causó especial extrañeza, aquella en la que decían que teníais que precaveros de ser engañados por mí porque, dicen, soy hábil para hablar. No sentir vergüenza de que inmediatamente les voy a contradecir con la realidad cuando de ningún modo me muestre hábil para hablar, eso me ha parecido en ellos lo másfalto de vergüenza, si no es que acaso éstos llaman hábil para hablar al que dice la verdad éstos han dicho poco o nada verdadero, vosotros vais a oír de mí toda la verdad. Por primera vez, comparezco ante un tribunal a mis setenta años. Es justo que yo me defienda, frente a las primeras acusaciones falsas contra mí y a los primeros acusadores; después, frente a las últimas, y a los últimos desdeniños os persuadían y me acusaban mentirosamente, diciendo que hay un cierto Sócrates, sabio, que se ocupa de las cosas celestes, que investiga todo lo que hay bajo la tierra y que hace más fuerte el argumento más débil.
Los que han extendido esta fama, son los acusadores míos, pues los oyentes consideran que los que investigan eso no creen en los dioses. Los que sirviéndose de la envidia y latergiversación, trataban de persuadiros y los que, convencidos ellos mismos, intentaban convencer a otros son los que me producen la mayor dificultad. Es necesario que yo me defienda sin medios, como si combatiera sombras, y que argumente sin que nadie me responda. Ha habido dos clases de acusadores: unos, los que me han acusado recientemente, otros, que me han acusado desde hace mucho hay que hacer yala defensa, e intentar arrancar de vosotros, en tan poco tiempo, esa mala opinión pero pienso que es difícil y de ningún modo me pasa inadvertida esta dificultad.

La acusación a partir de la que ha nacido esa opinión sobre mí, por la que Meleto, dándole crédito, ha presentado esta acusación pública. «Sócrates comete delito y se mete en lo que no debe al investigar las cosas subterráneas ycelestes, al hacer más fuerte el argumento más débil y al enseñar estas mismas cosas a otros». De Aristófanes veríais vosotros a cierto Sócrates que era llevado de un lado a otro afirmando que volaba y diciendo otras muchas necedades sobre las que yo no entiendo ni mucho ni poco. Meleto me entable proceso con esta acusación, sino que yo no tengo nada que ver con tales cosas. No hay nada de esto, y sihabéis oído a alguien decir que yo intento educar a los hombres y que cobro dinero, a mí me parece que es hermoso que alguien sea capaz de educar a los hombres yendo de una ciudad a otra, persuaden a los jóvenes a quienes les es posible recibir lecciones, gratuitamente del que quieran de sus conciudadanos a que abandonen las lecciones de éstos y reciban las suyas pagándoles dinero y debiéndolesagradecimiento. Si verdaderamente posee ese arte y enseña tan convenientemente. En cuanto a mí, presumiría y me jactaría, pero no las sé.

Quizá alguno de vosotros objetaría: «Pero, Sócrates, ¿cuál es tu situación, de dónde han nacido esas tergiversaciones? Pues, sin duda, no ocupándote tú en cosa más notable que los demás, no hubiera surgido seguidamente tal fama y renombre, a no ser quehicieras algo distinto de lo que hace la mayoría. Pienso que el que hable así dice palabras justas y yo voy a intentar dar a conocer qué es, realmente, lo que me ha hecho este renombre y esta fama. No he adquirido este renombre por otra razón que por cierta sabiduría. ¿Qué sabiduría es esa? La que, tal vez, es sabiduría propia del hombre. Pues bien, una vez fue a Delfos y tuvo la audacia de preguntaral oráculo esto -si había alguien más sabio que yo. La Pitia le respondió que nadie era más sabio. Tras oír esto yo reflexionaba «¿Qué dice realmente el dios y qué indica en enigma? Yo tengo conciencia de que no soy sabio, ni poco ni mucho. ¿Qué es lo que realmente dice al afirmar que yo soy muy sabio? Sin duda, no miente.» Más tarde, me incliné a una investigación del oráculo, me dirigí a uno...
tracking img