Holocausto y el ibm

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1125 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
IBM y el Holocausto

Este libro de la IBM y el Holocausto nos dice que IBM mediante sus máquinas para tarjetas perforadas dotó al III Reich de capacidad para identificar a judíos y otros indeseables, para confiscar sus propiedades y desplazarlos hacia los ghettos y campos de concentración para finalmente exterminarlos.
Las perforadoras de tarjetas fueron diseñadas en los Estados Unidos en1884 por un germano americano, de nombre Herman Hollerith, para propósitos benignos. Hollerith vendió su compañía, la cual se transformó en IBM. Al comenzar la segunda guerra Mundial en 1939, IBM, bajo el manejo de su duro jefe Thomas Watson, controlaba ya el mercado internacional de perforadoras de tarjetas. La Alemania Nazi fue el cliente más grande de IBM.
Se infiere que lejos de que losNazis se hayan apropiado de ese producto, IBM era un protagonista ansioso en éste precedente de la "automatización de la destrucción humana". Watson hizo entusiastamente negocios con los nazis desde el comienzo del régimen de Hitler hasta el ingreso de los Estados Unidos en la guerra en 1941.
Como todos los productos IBM fueron diseñados acorde a las necesidades de sus clientes, para Alemania,incluía censos conducidos por los nazis mismos en Alemania y en territorios ocupados como Austria y Checoslovaquia. Los censos identificaban a los judíos. Además se hacían esquemas de funcionamiento de trenes para llevar judíos a los campos de concentración. Por ese motivo, se dice, "fue colocada esa tecnología a disposición del programa de Hitler de destrucción y dominación territorial.
El autor dellibro estima a IBM culpable no sólo de que los mayores bancos atesoraran el dinero de las víctimas y sus joyas también, sin que compañías como la I. G. Farben y Daimler-Benz, utilizaran esclavos de los campos de concentración.
Esta repulsiva conducta de negocios aun así, no hizo cambiar la política de Watson, quien continuó manejando ese negocio. IBM controlaba todavía Dehomag cuando la segundaguerra comenzó. Ciertamente, Black reconoce no haber hallado pistolas humeantes para probar que Watson conoció profundamente a los Nazis y el uso final que hacían de la tecnología que él les proporcionaba. Más bien Watson esgrime relaciones comerciales con los Nazis, simples tratos por dinero.
Black concede que la obsesión de los Nazis de exterminar judíos, los habría conducido a concretar susvisiones aun cuando las tarjetas perforadas no hubieran existido. El Holocausto, "a menudo procedía con simples balas, marchas de la muerte y masacres basadas en papel y lápiz".
Les cabría entonces igual responsabilidad a los fabricantes de balas, lápiz y papel? e Igualmente, Black minimiza la ineficiencia de muchos procederes nazis tales como demorar muchos trenes cargados de judíos en ruta alos campos de concentración. Los ghettos Polacos, su exterminio y las brigadas de exterminio por ejemplo nunca usaron maquinas perforadoras de tarjetas. Uno de los esfuerzos más notables de Black para probar el rol de las máquinas perforadoras irónicamente demuestra la falacia de su noción que la tecnología forma la sociedad y la cultura. Los historiadores rechazan esto en favor de unainterrelación entre ambas. Black argumenta que, debido a que la "bien entrenada infraestructura Hollerith" en las áreas ocupadas por países Bajos dirigidas por el entusiasta pero no nazis llamado Jacobus Lentz, un 73% de los Judíos fueron asesinados. Esta comparación poco profunda está socavada por la descripción de Black sobre las diferencias entre los países en la concepción de la identidad nacional ysu frado de homogeneidad geográfica, demográfica, religiosa y étnica.
Las tasas de homicidios contrastan más por las diferencias no tecnológicas tales como el nazismo y su actitud predatoria más que por las "Hollerith infrastructures".

La lista de Schindler

Durante el otoño de 1939, en la Polonia ocupada por el ejército nazi; Oskar Schindler, un industrial alemán sin escrúpulos,...
tracking img