Horacio quiroja

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2360 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Horacio Silvestre Quiroga Forteza (Salto, Uruguay, 31 de diciembre de 1878 – Buenos Aires, Argentina, 19 de febrero de 1937), cuentista, dramaturgo y poeta uruguayo. Fue el maestro del cuento latinoamericano, de prosa vívida, naturalista y modernista.2 Sus relatos breves, que a menudo retratan a la naturaleza como enemiga del ser humano bajo rasgos temibles y horrorosos, le valieron ser comparadocon el estadounidense Edgar Allan Poe.
La vida de Quiroga, marcada por la tragedia, los accidentes de caza y los suicidios, culminó por decisión propia, cuando bebió un vaso decianuro en el Hospital de Clínicas de la ciudad de Buenos Aires a los 58 años de edad, tras enterarse de que padecía de cáncer de próstata.3
Libros
 Los arrecifes de coral (poemas,1901)
 El crimen del otro (cuentos,1904)
 Los perseguidos (cuentos,1905)
 Historia de un amor turbio (novela, 1908)
 Cuentos de amor de locura y de muerte (cuentos, 1917)
 Cuentos de la selva (cuentos infantiles, 1918)
 El salvaje (cuentos, 1920)
 Los sacrificados (teatro, 1920)
 Anaconda (cuentos, 1921)
 El desierto (cuentos, 1924)
 La gallina degollada y otros cuentos (cuentos, 1925)
 Los desterrados (cuentos,1926)
 Pasado amor (novela, 1929)
 Más allá (cuentos, 1935)
 El hombre muerto (cuentos)

Horacio Quiroga es quizás el mayor cuentista de la literatura latinoamericana en lengua castellana.
Nació en Salto (Uruguay) en 1878. Era hijo del vicecónsul argentino. Realizó sus estudios secundarios en Montevideo. Se interesó por el ciclismo, la química, la fotografía y el periodismo y laliteratura. En su juventud viajó a Europa; luego volvió a Montevideo, y posteriormente se trasladó a Buenos Aires, a casa de su hermana. Comenzó a trabajar como profesor de Castellano en el Colegio Británico. Publicó algunos libros, pues para ese entonces había logrado algunos premios. Alrededor de 1904, con una herencia paterna, se trasladó a la Provincia de Chaco para encarar una plantación dealgodón. Fracasado este intento, regresó a Buenos Aires a desempeñarse nuevamente en la docencia, recomendado por su amigo y eximio poeta, Leopoldo Lugones, con quien había realizado un viaje de estudios a las misiones guaraníticas.
En 1906 compró unas fracciones de tierras en Misiones, en los alrededores de San Ignacio, con planes accesibles que brindaba el Gobierno Nacional. Se radicó allí con suesposa Ana M. Cirés. Allí fue Juez de Paz y oficial del Registro Civil de esa Provincia. Al suicidarse su esposa, regresó a Buenos Aires. Se desempeñó en un empleo del Consulado uruguayo en Argentina. Publicó algunos libros. Y al tiempo de contraer nuevamente matrimonio con María E. Bravo, se trasladó nuevamente a Misiones con su familia (en 1932).
Allí vivió unos cuatro o cinco años, hasta quequedó solo en la selva y enfermó. Regresó a Buenos Aires a internarse en el Hospital de Clínicas, y al enterarse de su enfermedad: cáncer de próstata, puso fin a su vida en ese Hospital, voluntariamente, en 1937.
Entre sus libros de cuentos más conocidos se encuentran: "Cuentos de amor, de locura y de muerte" (1917), "El desierto" (1924), "La gallina degollada y otros cuentos" (1925), "Losdesterrados" (1926) al que pertenece el texto que se presenta aquí. También son libros de su autoría: "Cuentos de la selva" y "Los cuentos de mis hijos".

El Hijo (El hijo) es un relato de terror delescritor uruguayo Horacio Quiroga. Fue publicado en 1926 como parte de aquella maravillosa antología de cuentos llamada Los Desterrados.

En este relato, Horacio Quiroga plantea algunas cuestionesinquietantes: La frontera entre el universo conocido y el cambio brutal que sucede ante un hecho trágico.

Todo lo conocido se transforma ante una desgracia. Las cosas, hasta ese momento conocidas, vulgares, pasan a ser el teatro de un momento que no cesará de reproducirse. Incluso existe cierta incertidumbre en el hombre que es asaltado por un hecho repentino, como si no terminase de creer que el...
tracking img