Ikop

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3130 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
 ECONOMÍA Y ÉTICA

Abel Pérez Zamorano
Profesor investigador de la Universidad Autónoma Chapingo

La conducta humana, el carácter de las relaciones sociales y los valores que profesan las personas y grupos son producto de sus condiciones materiales de existencia, en mayor medida que de la prédica; yo soy yo y mi circunstancia, diría Ortega y Gasset, desde su muy particular perspectivafilosófica. Las ciencias sociales descubrieron hace tiempo que cada hombre es lo que sus relaciones sociales son. Ya desde la Ilustración Francesa, con Rousseau, Holbach y Diderot, se había llegado a la conclusión de que el hombre no nace malo por naturaleza, y hasta hoy, con todos los progresos alcanzados por la genética, no se conoce un gen de la maldad en el genoma humano. En fin, como diría donMiguel de Cervantes, citando un refrán español: “júntate a los buenos y serás uno de ellos”. El mismo entorno físico impacta sobre el espíritu del hombre e influye sobre sus patrones éticos; un ambiente sucio y sórdido permea en la mente y le “contamina”. Sin duda, el hambre brutaliza a los seres humanos; por eso, es imposible pedir cordura, delicadeza y sensatez a los hambrientos; y es el caso que,primero, la sociedad los condena al hambre (en México una quinta parte de la población padece pobreza alimentaria), y luego, en el colmo del cinismo, los censura por insumisos e inciviles.

            De acuerdo con lo anterior, podemos entender cómo en una sociedad de economía de mercado, cuyo valor máximo es la propiedad privada, que domina toda relación humana, y enfrascada en una ferozcompetencia, será consecuencia necesaria el más acendrado individualismo. El orden económico dominante no está diseñado para fomentar la solidaridad, para compartir esfuerzos, bienes materiales o conocimientos, sino para competir por la ganancia y el éxito; empuja a tasar en pesos y centavos la ayuda prestada a otros. El agradecimiento, la generosidad, el profesar la verdad, todas ellas virtudes humanasfundamentales, han sido convertidas en estorbos por la competencia capitalista, verdaderas zarandajas, y, por el contrario, se hace del engaño y la impostura, virtudes. En la jungla de la competencia, el hombre es lobo del hombre, y no su hermano. La sociedad actual genera indiferencia hacia el dolor ajeno, una alarmante deshumanización, que hace posible que muchos contemplen en silencio uncrimen, como dijo Martí, sin inmutarse. El hambre de la gente, los niños explotados y sin escuela, los indígenas aislados y tratados como animales, en pleno siglo veintiuno, nada de eso perturba la calma egoísta de los educados en la moral dominante. Y, ayuna de valores superiores, la sociedad actual fomenta, sobre todo entre los jóvenes, la cultura del enriquecimiento y el hedonismo vulgar comodivisas, enseñando que la juventud es “para divertirse”, nunca para asumir responsabilidades.
En una sociedad donde, por encima de todo, se privilegia la riqueza material, es natural el desdén hacia los viejos, sobre todo si son trabajadores humildes, que ya no pueden trabajar ni aportar riqueza; para el capital son estorbos, y se olvida que ellos, en su juventud, agotaron sus energías creando riqueza,lo cual les hace merecedores de respeto y gratitud. En nuestra sociedad, el trabajo es visto como una condena, eterna penitencia por el pecado original; consecuentemente, la prueba del éxito es el ocio, y se desprecia al trabajo y al trabajador, como hacían los esclavistas de la antigüedad, que consideraban afrentoso para su alcurnia toda actividad práctica. Existe en la cultura dominante unmenosprecio hacia el trabajo manual, y es que, efectivamente, quien trabaja no se beneficia de su esfuerzo; sólo hace ricos a otros, y ello, como rebeldía espontánea, provoca el rechazo al trabajo. Lo absurdo es que, después, se acusa de flojos a los trabajadores, por resistirse a la explotación.

El orden de cosas descrito conduce a la deshumanización, y debe ser sustituido por uno más...
tracking img