Inmigración/xenofobia y auge de partidos ultra-derechistas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2182 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INMIGRACION/XENOFOBIA Y EL AUGE DE LOS PARTIDOS ULTRADERECHISTAS EN EUROPA.

La permanente atención que los gobiernos, las fuerzas sociales y políticas, la opinión pública y los analistas vienen dispensando a la inmigración, reposa tanto en la amplitud cuantitativa de la misma, como en la compleja problemática que este fenómeno plantea, desde la óptica de la ciudadanía, a los países y áreasde recepción; entre los que ocupa un lugar destacado la Unión Europea.

Sin embargo, la problemática del fenómeno inmigratorio no es exclusivo de un país sino de toda la UE puesto que, como consecuencia de la implantación del Acuerdo de Schengen (cuyo objetivo esencial es la desaparición de los controles fronterizos dentro del espacio de Schengen y armonizar los controles fronterizos externos),las ciudadanos comunitarios pueden circular con libertad por todo el continente europeo.

Echando una mirada hacia atrás se comprueba que las migraciones han experimentado grandes cambios sobre todo a lo que la localización geográfica se refiere. Si en el siglo XIX el flujo migratorio se derivó de Europa a América, un ejemplo fueron los 17 millones de personas que dejaron Europa paradirigirse al Nuevo Mundo; en siglo XX los movimientos migratorios en Europa han tenido dos principales variantes: la primera, a mediados de siglo, procedente de áreas periféricas sobre todo de países del Sur de Europa y Turquía a países centroeuropeos y la segunda, en las postrimerías del siglo, una migración interna de los países socialistas del Este de Europa a la Europa capitalista. Asimismo, destacarque en el siglo XXI los países receptores de inmigración se convierten en aquellos que épocas pasadas habían sido fuente de emigrantes, ya sea España, Italia...

En el presente siglo no obstante, a pesar de las proclamas nacionalistas de los dirigentes de los países pobres y de las instituciones económicas mundiales asegurando que el desarrollo económico llegará a estos países, la percepciónde millones de personas es la desesperanza, y optan, no por mejorar las condiciones económicas en su país, sino por acudir allí donde las condiciones ya existen, es decir, a los países desarrollados. Politólogos como Samir Naïr1 señalan que las migraciones continuarán porque las diferencias económicas entre Europa y los países pobres hacen que haya una demanda migratoria importante por parte delos países pobres y al mismo tiempo una capacidad de acogida también significativa de los países ricos. Por lo que, resumiendo, se puede llegar a la idea de que el fenómeno de la inmigración no ha hecho más que empezar, induciendo no pocos cambios sociales, económicos, culturales en el Viejo Continente.

1 Sami Naïr (Tlemcen, Argelia, 23 de agosto de 1946) es un politólogo, filósofo, sociólogo ycatedrático francés, especialista en movimientos migratorios y creador del concepto de codesarrollo

Si a lo anteriormente citado se añade la más grande de las crisis económicas que sufre Europa desde la Segunda Guerra Mundial con una existencia de índices de paro y precarización social y laboral antes desconocidos, el fantasma de la xenofobia recorre Europa con un ímpetu que posiblemente nuncaantes había sucedido. Sin embargo, la xenofobia entendida como un sentimiento arcaico innato que a través de nuestra historia evolutiva ha ido marcando a las sociedades y personas con un “miedo a lo diferente”, no es un concepto nuevo y desconocido. Ya en la Antigua Grecia, con un pueblo cargado de artistas y filósofos (Platón en su “República” no se privó de reforzar la idea helénica de queextranjero terminará siendo sinónimo de inhumano), se advertían actitudes xenófobas con las poblaciones mayoritariamente “bárbaras”. Curiosamente también esos mismos pueblos bárbaros se autodenominan con términos como “los verdaderos”, “hijos de dios” o, simplemente “los hombres” mientras que a los demás pueblos les aplican calificativos degenerativos de la condición humana como “monos de tierra”....
tracking img